POLÍTICA

Directora de procesos electorales del TSE renunció ayer a su cargo


Consuelo Grigoriu dijo que perdió el respaldo de sala plena. Para los opositores se debe a la presión de adelantar las elecciones


Consuelo Grigoriu fue vocal del TED de Cochabamba, entre 2010-2015
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/03/2019

Es la decimotercera renuncia en casi cinco meses en el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Ayer se conoció la dimisión de Consuelo Grigoriu a la directora nacional de procesos electorales. Dijo que “no contaba con el apoyo y la confianza de la Sala Plena” y, por el contrario, había un permanente rechazo a sus iniciativas, al punto de poner en duda su capacidad profesional.

“Al no contar con la confianza considero pertinente presentar mi renuncia al cargo que desempeño, que será efectiva al completar el uso de las vacaciones que me corresponden”, dice en la carta de renuncia que dio a conocer ANF.

Grigoriú fue presidenta y vicepresidenta del Tribunal Electoral Departamental (TED) de Cochabamba entre 2010 y 2015; además fue postulante a vocal del TSE.



Presiones por elecciones

Para la diputada Shirley Franco (UD) cualquier renuncia en este año responde a presiones internas, más aún tras anunciarse que se adelantarán las elecciones. “El adelantamiento se debe a un cálculo político, pero vulnera dos leyes (ley electoral y de organizaciones políticas); es posible que haya querido evitar un proceso”, dijo. 

El senador Arturo Murillo (UD), recordó que cuando estuvo a cargo del TED en Cochabamba le inició un juicio porque había denunciado manipulación en 2014, del que hasta ahora continúa defendiéndose. Añadió que las presiones “la deben haber superado”.

EL DEBER intentó comunicarse con la presidenta del TSE, María Eugenia Choque, quien dijo que estaba en una reunión y no contestó hasta el cierre de esta edición. Choque asumió el 30 de octubre de 2018 y desde entonces renunciaron 13 funcionarios de altos cargos, dos vocales electorales y recientemente destituyó a Roxana Ibarnegaray del Sereci en Santa Cruz.