GUSTAVO BOHUID

Gustavo Bohuid: “Jujuy invita a Evo y a la ministra para resolver el conflicto de salud”


El ministro asegura que lo principal es pedirle al país de origen que se haga cargo del paciente y que si Argentina tiene algún gasto, también pueda recuperarlo

El ministro de Salud de Jujuy, Bohuid, dice que está dispuesto a conversar sobre el tema de salud con las principales autoridades bolivianas
Escuchar el artículo Pausar Lectura

02/03/2018

El ministro de Salud de Jujuy, Gustavo Bohuid, convocó al presidente Evo Morales y a la ministra de Salud de Bolivia, Adriana Campero, a visitar esta provincia del norte argentino y encontrar una solución consensuada al conflicto de salud desatado a raíz de un proyecto para imponer un seguro de atención médica a los “migrantes golondrina” que llegan hasta aquí. 

¿En qué marco surge esta propuesta de arancelar los servicios de salud a los “migrantes golondrina” bolivianos?
Esto forma parte de un plan estratégico de salud que tiene varios ejes y que el caso de los migrantes bolivianos es apenas un punto. Buscamos que los médicos especialistas vayan al interior de la provincia; que los cirujanos hagan cirugías ambulatorias en las zonas más pobres; que haya sicólogos en las emergencias para bajar los índices de suicidios; que haya siquiatras de guardia activa; que haya internación domiciliaria pública y gratuita, y, dentro de este marco, uno de los ejes es el denominado recupero.

¿Qué es el “recupero”?
Jujuy es la única provincia que no tiene una ley de recupero. Esto implica que hoy, si usted no le paga al hospital público de Jujuy, no pasa nada. No tenemos el instrumento legal de cobro. Otras provincias sí la tienen. La ley de recupero establece un nomenclador que pone los valores de lo que cuesta un servicio médico.

¿Qué pasa con Bolivia?
Con Bolivia no ocurre eso. Un jujeño que cruza la frontera y necesita la atención en el hospital público de Bolivia recibe un cobro a valor de los privados. Cuando los bolivianos vienen aquí reciben la atención gratuita. Tenemos una migración importante. No es un ciudadano que esté conviviendo con nosotros, que esté nacionalizado o tenga residencia.

¿Cuál es el peso real de ese impacto?
Estamos por publicar las cifras, pero para nosotros tiene un impacto entre el 7 y 10% de nuestro presupuesto. Es un valor importante de todo lo que gastamos. Tenemos un presupuesto que no está basado en un plan organizado y se acaba en el mes de julio o agosto y luego recibimos refuerzo del ministerio de Salud. Esto fue exagerado por algunos medios. Yo dije que me parecía justa la reciprocidad y que, como en el caso de Bolivia, hubo una negativa escrita cuando nuestro embajador en octubre de 2017 le propone la reciprocidad y Bolivia la niega. Entonces, nosotros dijimos que estamos en nuestro derecho de cobrar.

¿No cree que ese costo afectaría, más que todo a sectores socialmente vulnerables que vienen a Jujuy?
Lo principal es pedirle al país de origen que se haga cargo, que tenga reciprocidad y que si nosotros tenemos un gasto, también tengamos la posibilidad de recuperarlo.

¿Si una persona no tiene recursos y llega a Jujuy con un tumor en el cuello, va a ser atendida igual?
Nosotros la estamos atendiendo, la hemos atendido y la vamos a atender. Lo que nosotros queremos es una señal como la que dio recién Evo Morales donde anuncia la posibilidad de un cambio de actitud y de una reciprocidad. Aplaudimos y es una bendición. No nos parecía justo lo que venía pasando. Necesitamos atender todo el proceso y para eso tenemos que ponernos de acuerdo. Tenemos que controlar todo el proceso de un embarazo, no solo el día del parto. Si nosotros controlamos todo el proceso hasta el nacimiento y después le digo al Gobierno boliviano que hemos gastado en esto.

¿Usted piensa cobrárselo a ese ciudadano?
No, porque ese ciudadano no tiene los recursos. No creo que Bolivia no tenga los recursos ni esté en bancarrota. No creo que Bolivia esté en situación de guerra.

¿Usted imagina que el Gobierno boliviano le pudiera retribuir?

¿Por qué no? Hasta ahora no se logró. ¿Por qué no se puede lograr?. Las leyes se escriben y se pueden cambiar. Si yo tengo la voluntad, se puede hacer. No es tener una actitud de discriminación. 

¿Se abre a flexibilizar la propuesta y debatirla con Bolivia?
Absolutamente. Yo creo que ese es el camino. Y creo que, más allá de lo diplomático, deberían estar los ministros de Salud. Si nos llegamos a complementar, vamos a hacer mejor las cosas desde el punto de vista epidemiológico y médico. Ese  es el camino.

¿En abril se reúnen Macri y Evo, mientras tanto, ustedes están dispuestos a congelar el proyecto?
Nunca hemos dejado de atender a nuestros hermanos bolivianos. El proyecto está sobre la mesa y es más importante el problema interno que el externo. Estamos abiertos a encontrar una solución con el Gobierno de Morales en conjunto. 

¿Estaría dispuesto a recibir a Morales y a la ministra de Salud Adriana Campero, aquí en Jujuy?
Sería un placer para nosotros. Es lo que estamos intentando que ocurra. Y Dios quiera que se entienda el mensaje y celebro la posición del presidente Evo Morales de decir que vamos a hacer un cambio. Invitamos a Morales y a su ministra de Salud a visitar Jujuy para tratar este tema. Estamos dispuestos a abrir los brazos, como los hemos tenido siempre.



 




En esta nota