BOLIVIA

Para el Senado español, urge a evitar ejecución de boliviano en Malasia


El boliviano Víctor Parada está sentencia a pena de muerte en Malasia por intentar ingresar 450 gramos de cocaína a ese país. El Estado boliviano también realiza gestiones para evitar su muerte

El joven cruceño fue detenido en 2013 en posesión de cocaína en Malasia (Foto: Facebook)
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

11/04/2018

El Senado español instó este miércoles al Ejecutivo de Mariano Rajoy, a interesarse por la situación de Víctor Eduardo Parada Vargas, un ciudadano boliviano que residió varios años en España y que está condenado a pena de muerte en Malasia por un delito de narcotráfico. Parada Vargas, de 30 años, vivió en la localidad de Benilloba, en la provincia de Alicante (este español), de 2002 a 2009, cuando fue expulsado de España a Bolivia por carecer de documentación.

En 2013 fue detenido en Kuala Lumpur cuando trataba de introducir desde su país 450 gramos de cocaína repartidas en bolsas ingeridas, lo que inició un proceso judicial que desembocó en una reciente condena a la pena capital.

"El Senado solicita al Gobierno, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, que se interese ante las autoridades de Malasia sobre la situación del ciudadano Víctor Parada", señala la declaración aprobada por todos los grupos de la Cámara.



El documento recuerda que el Senado español ya expresó en octubre de 2016 "su más profundo rechazo a la pena de muerte, así como su firme compromiso con la Declaración Universal de Derechos Humanos que reconoce que todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".

Los familiares de Parada Vargas, residentes en la localidad de Alcoy, también en la provincia de Alicante, tienen la doble nacionalidad española y boliviana y desde el momento de su detención en Malasia han tratado de buscar apoyos para evitar la aplicación de la sentencia que el Senado califica de "cruel e inhumana".

Desde que fue capturado, su familia en España lleva invertidos 40.000 euros en viajes, abogados y traductores sin resultados positivos, ya que el pasado 5 de enero fue condenado a la pena de muerte por ahorcamiento. 





 




En esta nota