DINERO

Expertos de Tucumán difunden propuesta para tratar la vinaza


Iniciativa. Miembros del Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán y de la empresa Paraná Industrial destacan la importancia de un mejor aprovechamiento del residuo líquido  

Visita. Eduardo Costa y Jorge Perera resaltaron el impacto económico y ambiental de un buen tratamiento de la vinaza

19/12/2017

Desde Tucumán (Argentina) llegaron profesionales del sector agroindustrial para dar a conocer al sector azucarero su propuesta para el tratamiento de la vinaza con el fin de reutilizarla en beneficio de la misma industria. 

Plantean obtener, a partir de ese residuo líquido, un efectivo fertilizante, recuperar agua de utilidad industrial, emplearlo para generar energía y en la  formulación de alimentos balanceados para ganado vacuno y porcino.

Los dos expertos que vinieron de  esa provincia argentina: Jorge Gustavo Horacio Perera, científico e ingeniero agrícola y  Eduardo Costa, presidente del Consejo Profesional de la Ingeniería de Tucumán, participaron junto a  Alejandro Gonzalez, representante en Bolivia de la empresa Paraná Industrial (PI),  de un simposio técnico de la agroindustria cañera en Montero para hacer conocer su planteamiento. 

Explicaron que la vinaza es un efluente acuoso de la primera columna de destilación en la producción de alcohol a partir de caña de azúcar, el cual se caracteriza por su alta carga orgánica y por su elevada salinidad potásica, por lo que no debe ser desechada sino más bien aprovecharla mejor. 

Perera, el creador de la propuesta traída desde Tucumán, y Costa destacaron el gran impacto económico y ambiental que puede generar el tratamiento de la vinaza, por lo que pidieron mayor atención público y privada.

Este proceso incluye, en  una primera etapa, la concentración de la vinaza  por evaporación en múltiple efecto, con lo que se reduce  su volumen disponiéndose del condesado de vapores vegetales para usos industriales  (por ejemplo como agua de alimentación de calderas) y agrícolas.

“La  vinaza concentrada  es un combustible líquido cuyo poder calorífico es equivalente al del bagazo en las condiciones (50% de humedad) en que se quema en calderas de un ingenio, ampliándose en la producción de vapor para su conversión en energía eléctrica. Las cenizas de la combustión, ricas en potasio, son un fertilizante de alto valor económico. Se recupera agua (unos 800 litros por metro cúbico de vinaza)”, indican.

Dos ingenios azucareros consultados en Santa Cruz manifestaron que toda propuesta es bienvenida, aunque aclararon que ya vienen trabajando en el tema. Según explicaron, se lo usa actualmente para riego agrícola, tomando en cuenta su  gran riqueza en potasio.  
En Aguaí creen que el proyecto de bioetanol que gestiona el sector abrirá más oportunidades para reutilizar residuos de la industria porque va a permitir ampliar cultivos de caña y producir más alcohol. Desde Guabirá explicaron que analizan varias alternativas para tratamiento de la vinaza.



 




En esta nota