ECONOMÍA

Imputan a cinco exfuncionarios del Banco Unión por el caso Pari


Las investigaciones del desfalco de Bs 37,6 millones, llevarán seis meses más, según la Fiscalía. El defensor del principal acusado espera el pliego acusatorio


Juan Pari fue trasladado a El Abra en Cochabamba por un acto violento en el penal de Chonchocoro
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/03/2019

A 18 meses de descubierto el millonario desfalco del Banco Unión y luego de una treintena de detenidos preventivamente y con detención domiciliaria, el Ministerio Público imputó a otros cinco exfuncionarios de la financiera estatal ante el juzgado Primero Anticorrupción y de Lucha Contra la Violencia y ha pedido su detención preventiva.

“Hemos presentado imputación formal el 18 de febrero, contra dos personas. La anterior comisión de fiscales que llevaba el caso, presentó ante el juez cautelar, la solicitud de ampliación de investigación contra otras personas, pero que hasta ahora no fueron notificadas. Son cinco los investigados en total. En coordinación con el juzgado, se ha solicitado que se realicen las notificaciones y las estamos gestionando”, manifestó a EL DEBER, la fiscal Makerlin Zambrana.

En los próximos días, el juzgado cautelar del caso, deberá cumplir con las diligencias legales para que señale el día y la hora de la audiencia de medidas cautelares, ya que los imputados ya prestaron su declaración informativa en el Ministerio Público.



Según la fiscal Zambrana, los nuevos imputados por el robo de Bs 37,6 millones, descubiertos en 2017, son exfuncionarios del Banco Unión que tuvieron una relación laboral al momento que se efectuaron los hechos en las agencias Batallas y Achacachi que incumplieron el manual de funciones de la entidad.

Las investigaciones

Zambrana, junto a otros dos fiscales, forman parte de la comisión que lleva adelante la investigación del robo de Bs 37,6 millones de las bóvedas del Banco Unión, en las localidades de Batallas y Achacachi, por parte del ex jefe de Operaciones, Juan Franz Pari.

En septiembre de 2017, Pari y su pareja, la argentina Luciana Regina Cagnola, fueron aprehendidos por la Policía, luego de la denuncia que emanó de una funcionaria del propio banco que luego también, fue detenida.



A raíz de las investigaciones policiales y fiscales, amigos, familiares y funcionarios de la entidad fueron procesados por diversas relaciones constituidas en delitos, por la Fiscalía.

A fines del año pasado, se había denunciado la paralización de las investigaciones, luego de haberse detectado un centenar de observaciones en los profusos expedientes que se aglomeran desde 2017.

Pero las últimas diligencias de la nueva comisión de fiscales, generaron anotaciones preventivas de una moto, un vehículo y un inmueble de propiedad de los padres de Pari, por la probabilidad de que estos bienes, hayan sido adquiridos con el dinero robado, según se conoció.

La Fiscalía aún no encuentra ninguna fundamentación que involucre al directorio y los altos ejecutivos de la financiera.

Pliego acusatorio



Por su parte, Miguel Castaños, abogado del principal involucrado en el desfalco, dijo que, luego de 18 meses de investigación, se esperaba el pliego acusatorio del Ministerio Público, que iba a sellar el proceso investigativo del caso para que la justicia resuelva el caso, en los siguientes días.

“Escuché las declaraciones del fiscal de distrito, Williams Alave del caso Banco Unión, donde se comprometió a emitir el requerimiento o pliego acusatorio contra todos los imputados y coimputados partícipes del supuesto gran desfalco. Ayer, pasé por la Fiscalía, pero aún no hay el requerimiento conclusivo. Se están resolviendo incidentes”, manifestó Castaños.

Negó en todo caso, que vaya a ampliarse el tiempo de investigación. Castaños pidió aplicar el artículo 134 del Código de Procedimiento Penal (Extinción de la acción en la etapa preparatoria), porque “ya no hay sujetos procesales que investigar”.

Juan Pari permanece con detención preventiva en la cárcel de El Abra de la ciudad de Cochabamba. Fue cambiado de recinto carcelario por una agresión que sufrió en el penal de Chonchocoro de La Paz.

Desde entonces, el acusado no ha estado en contacto con su abogado defensor.