ECONOMÍA

Pequeños productores reportan pérdidas del 60% de sus cultivos


Los agricultores siembran entre 40 y 150 hectáreas. Según Anapo, 160.000 hectáreas de soya están en riesgo. Piden al Gobierno acelerar el uso de la biotecnología en el país


Campos de soya se marchitan ante la mirada de desconsuelo de los pequeños agricultores, que se sienten impotentes ante el rigor del clima
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/02/2019

Esteban Alavi es un agricultor de Cuatro Cañadas que no esconde su afinidad política, de hecho cubre su cuerpo con una polera con el color del actual partido de Gobierno. Pero la sequía que ya destruyó el 60% de sus 40 hectáreas de soya hizo que refute algunos postulados, que desde el interior del Ejecutivo eran considerados dogmas inamovibles: el rechazo al uso de la biotecnología para no violentar a la ‘madre tierra’.

Para el hombre de campo, es necesario que desde las altas esferas estatales debatan de forma directa con los productores el uso de semillas genéticamente modificadas, sin la intervención de grupos ecologistas, que, según él, no brindan alternativas para los agricultores. “Quieren que seamos competitivos como Brasil, Argentina y Paraguay, pero no tenemos herramientas”, dijo el productor que pertenece a las filas de los interculturales.

De acuerdo con datos de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), en la zona este del departamento cerca de 160.000 hectáreas de soya están afectadas por el déficit hídrico. A esto se suman otras 15.000 hectáreas de maíz y 4.500 de sorgo.



Isidoro Barrientos, presidente de la Cámara de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), usando estos datos, aseguró que cinco municipios son los más afectados: Pailón, Cuatro Cañadas, San Julián, Guarayos y Cabezas. “Pailón, con casi el 95% de soya y maíz, que está irrecuperable; y el municipio de Cuatro Cañadas, con el 50 a 65% de cultivos de la soya, sorgo y maíz que no se pueden recuperar”, afirmó.

El propio Barrientos dio por perdidas 90 de sus 150 hectáreas de soya que sembró en su chaco, ubicado en Cuatro Cañadas.

Siguiendo esta línea, el dirigente aseguró que el Comité de Bioseguridad, plataforma creada para debatir el uso de la biotecnología, “no avanza”.

En ese sentido, señaló que es necesario que el Gobierno baje desde La Paz para discutir la dura realidad de los productores



“Queremos discutir de tú a tú y analizar (el uso de biotecnología). Los agroecologistas dicen que no, pero no presentan alternativas. Solo se cierran”, dijo.

Se está avanzando

Respondiendo a las observaciones de los pequeños productores, el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Pedro Damián Dorado, explicó que el debate sobre biotecnología está encaminado dentro de un proceso planificado, ya establecido en el Comité de Bioseguridad, que incluso ya fue conformado.

“Hay que romper el hielo para que estas organizaciones se acerquen al Comité de Bioseguridad y ver qué ruta tomar”, afirmó.

Agregó que el Gobierno se viene reuniendo constantemente con los diferentes productores para atender sus demandas.



La autoridad lamentó que existan pérdidas por la sequía en la zona este, pero detalló que es necesario verificar las cifras que se arrojan desde el sector productivo. Marco Balderrama, ejecutivo de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos, lamentó que no se tome en serio la mala situación del agro.

“El Gobierno tiene que moverse rápido, nos vamos a hacer respetar, son cosas reales. Esto es una realidad, en Pailón hay una pérdida garrafal”, dijo.