REVISTA EXTRA

Así saluda China al buscador, ‘ni hao, Google’


La censura los separó; la Inteligencia Artificial los une. Google salió de China por causa de la censura. Ahora que el país asiático quiere ser líder en Inteligencia Artificial, ha visto que necesita a Google; el buscador tampoco puede ignorar el talento de ese país con 772 millones de internautas 

Después de su sonada salida de China, Google instalará una oficina en junio. Será en Beijing

11/02/2018

No pueden ignorarse. China tiene tantos internautas que Google no puede pasarlos por alto; por su parte, China, que quiere ser líder en inteligencia artificial, no puede ignorar los avances de Google. 

 

Cuando Google abandonó el mercado de búsquedas en China en 2010 a causa de la censura del Gobierno, la medida parecía un acto de autosabotaje basado en una cuestión de principios. Ahora que la compañía ha decidido regresar al gigante asiático, parece que lo que intenta es asegurar su supervivencia. Google va a establecer un nuevo centro de investigación en inteligencia artificial (IA) en Beijing. 


Necesidad mutua
Con el anuncio, Google reconoce la creciente importancia de China para el futuro de la inteligencia artificial. Más ahora que el número de internautas en China, el mayor del mundo, volvió a aumentar en 2017 hasta 772 millones de personas, más que la población total de Europa.
 En total, un 55,8% de los 1.400 millones de habitantes de China están considerados como internautas, según el Centro de Información sobre Internet, un organismo gubernamental.


En un año, China sumó 41 millones de nuevo usuarios de internet, más que la población total de Canadá. 


 A pesar de que en China internet está bajo estricto control -se impide el acceso a páginas como Facebook, Instagram, Google, YouTube o Twitter- las autoridades apuestan claramente por la economía digital. En 2017 el número de internautas que compran por internet se disparó un 14,3%, hasta 533 millones de personas, de los cuales casi el 68% lo hacen con su teléfono.

 

A cada rincón
Google se prepara para una batalla sobre quién conseguirá que la tecnología llegue a todos los rincones del mundo. Con su plataforma Cloud AutoM, que permite a cualquiera personalizar un sistema de inteligencia artificial.


En la loca carrera por atraer talento en inteligencia artificial, Google simplemente no puede permitirse ignorar a China. 


Asimismo, parece que China, que está desesperada por aprovechar al máximo los avances en la inteligencia artificial, no puede ignorar los esfuerzos de Google en este campo. Aunque sin duda, el hecho de que Google  Cloud esté liderado por dos mujeres  nacidas en China, también es un factor importante. De hecho, el nuevo centro de Google en el gigante asiático estará controlado por Google Cloud. La computación en la nube será el principal vehículo de acceso a la inteligencia artificial para la mayoría de las empresas. Y dado que la tecnología podría reinventar industrias enteras, promete convertirse en un paradigma informático increíblemente importante.


Las grandes empresas de tecnología tanto en los Estados Unidos como en China ya compiten para ir sumando capacidades de aprendizaje automático a sus sistemas de computación en la nube. Google no tiene el mayor negocio de computación en la nube en EE. UU., pues tiene a Amazon, Microsoft e IBM por delante. Pero el gigante de las búsquedas está incorporando la inteligencia artificial a su plataforma a un ritmo impresionante.


Las herramientas disponibles de momento son relativamente simples, y se limitan a transcribir el habla y reconocer objetos en imágenes o vídeos, por ejemplo. Pero Google está trabajando en formas de automatizar la capacitación de modelos de aprendizaje automático más sofisticados y personalizados, lo que debería hacer que la tecnología sea más accesible. Las compañías chinas (Alibaba, Baidu, Tencent) ya están invirtiendo. Es ya u na carrera por la inteligencia artificial. 



 




En esta nota