SOCIEDAD

Empezó lavando platos en EEUU, hoy trabaja en Boeing, el mayor fabricante de aviones


A su madre con lupus le dieron seis meses de vida y se sobrepuso contra todo pronóstico. Con su ejemplo, Junior se abrió espacio cuando emigró. En Bolivia él impulsa la ciencia


Juan Junior Poma Rosas renta un apartamento en Missouri. Tiene 26 años y está soltero
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/02/2019

Es “demasiado educado” y se pierde en sus propios pensamientos, según su definición de sí mismo. Lo primero tal vez se deba a la educación que recibió de su madre (es hijo único y vino a este mundo cuando ella era apenas una adolescente) y cuando ella faltó porque emigró a buscar días mejores, sus tíos siempre le inculcaron el respeto a las personas, sin importar cuál sea su posición en la sociedad.

Además, es muy ordenado y tiene pensamiento esquemático, eso salta a la vista tras leer el cuestionario que respondió para EL DEBER. Cada pregunta compleja o que requería más de una respuesta fue dada con incisos (A ,B, C...). En sus fotos formales usa la corbata y los suspensores de los millennials. Sus redes sociales son LinkedIn, Facebook e Instagram, aunque no es muy activo.

Pero, por sobre todo, Juan Junior Poma Rosas es un boliviano que empezó lavando platos en EEUU y ha escalado hasta Boeing, la multinacional estadounidense, que está entre los mayores fabricantes de aeronaves en el mundo.



Junior trabaja en la compañía número 27 de la lista de ‘Las empresas más admiradas del mundo’, de la revista Fortune y mutó de estudiante de veterinaria en la Uagrm a ingeniero informático y luego a ingeniero aeroespacial.

 ¿Te sentís una persona especial? ¿Cuál dirías que ha sido el secreto de escalar pese a las adversidades?

No soy nadie especial. Soy uno más del montón, pero lucho para ser ese alguien que dé todo por su país. Los jóvenes y niños de Bolivia necesitan toda la ayuda posible. Hay que promover la ciencia, la innovación y la tecnología en niños y la investigación en universitarios y profesionales.

Respondiendo a su segunda pregunta, diría que las situaciones que he pasado con mi madre. Hemos pasado por muchas cosas juntos. Cuando tenía seis años a mi madre le diagnosticaron lupus y le dieron seis meses de vida. Estaba ahí cuando la doctora le dijo que no había nada que pudiera hacer, que retornara a su casa y arreglara sus cosas. Pero mi madre nunca se rindió y así estando enferma, con la ayuda de mi familia, salimos de esa situación. La enfermedad fue controlada y ella logró venir a EEUU para trabajar como ama de casa y proveer dinero para que yo estudie en Bolivia; eventualmente emigré también. Eso me ha ayudado a seguir moviéndome hacia adelante. Si ella pudo ayudarme a salir adelante estando enferma, yo también puedo ayudar a muchos estando sano.



 ¿Cuál fue el reto principal en tu vida? ¿Hubo muchos?

Hubo muchos, no tengo uno en especial; comencé como lavaplatos, estudié y trabajé al mismo tiempo; encuentras personas positivas dispuestas a ayudarte y también muy negativas a lo largo de tu vida. Cada vez que salgo de un reto, involuntariamente me busco otro más complicado.

¿Cómo dirías que es el recibimiento al migrante latino en Estados Unidos?

El recibimiento depende mucho de la ciudad donde llegas. El impacto de la sociedad en el migrante latino es menos si llegas a una ciudad grande, ya que hay mayor diversidad en esta. La ciudad donde yo llegué tiene un índice bajo de latinoamericanos. Tenía que aprender el inglés lo más pronto posible. Y como comencé desde trabajos humildes, el ciudadano americano siempre te da una segunda mirada cuando te habla. Esto puede ser debido a la dificultad al comunicarse en inglés o al no estar integrado a su cultura.

¿Es realmente EEUU la tierra de las oportunidades?



Lo es. Quien desee salir adelante, puede hacerlo. Tuve la ventaja de que mi mamá se convirtió en ciudadana americana, pues esto me ayudó con los permisos de trabajo y me permitió acceso a las universidades. Aunque debido a que terminé la secundaria en Bolivia, tuve que comenzar de nuevo en EEUU para lograr que las universidades me tomaran en serio.

En Santa Cruz estudiabas Veterinaria, ¿a qué se debió el giro hacia la Informática?

Honestamente, todo fue muy rápido, tenía que escoger una carrera y ya que la Informática es una de las ramas con mayor demanda de profesionales, opté por esta debido a eso. Pero no me imaginaba a dónde iba a parar seis años después.

Este nuevo giro, esta vez hacia la ingeniería aeroespacial, ¿se debe a la demanda laboral?, ¿o es porque es algo nuevo que te seduce?, ¿o creés que siempre fue tu vocación, pero que en su momento no se dio?

En cada etapa de mi vida siempre hubo alguien que me dio ese empujoncito inesperado; el giro hacia la Ingeniería Aeroespacial no fue diferente. Faltando un año para que me gradúe del Rensselaer Polytechnic Institute, atendí una feria de trabajo dentro de la universidad. Un amigo me cedió su puesto para hablar con un representante de Boeing, le entregué mi currículo y unas cuantas horas después me llamaron para una entrevista de trabajo y fui contratado dos días después. Este trabajo despertó mi interés en la Ingeniería Aeroespacial y debido a mi posición laboral tuve que aprender cómo funcionan los productos.

¿En qué consiste tu trabajo actualmente?

Soy gerente de sistemas de algunas de las aplicaciones que la compañía utiliza. Me encargo de monitorear estas aplicaciones y que estas sigan las regulaciones de la Administración Federal de Aviación (FAA). Un fallo con cualquiera de estas aplicaciones y la compañía puede ser multada con miles de dólares o pueden hasta cerrar el centro de manufactura de cualquier fábrica que esté utilizando dicha aplicación. También colaboro con los ingenieros que ensamblan el avión de guerra F-18 y el avión comercial 777X.

¿Conocés bolivianos en el medio en el que te desenvolvés?

Desafortunadamente no, aunque debe haber ya que la compañía tiene unos 140.000 empleados.

Mencionaste que estás dispuesto a crear un ente que asesore a jóvenes que quieran formarse en EEUU, ¿es solo un plan a largo plazo o ya diste algún paso al respecto?

Con la ayuda de la doctora Verónica Rosas, el doctor Zlatko Kunstek y el ingeniero Marcio Carvajal hemos fundado Odecit. Una organización para promover el estudio de la educación, ciencia, innovación y tecnología en niños y la investigación en universitarios y profesionales, ya que es un problema persistente. Muchos jóvenes tienen ideas muy interesantes e innovadoras, pero no existen entidades que apoyen financieramente estas investigaciones.

En ese sentido, ya se comenzó el trabajo con un ciclo de conferencias multidisciplinarias en el CBA y la Uagrm. En el CBA se habló sobre la exploración espacial en el siglo XXI y la cuarta revolución industrial (El hilo digital y el gemelo digital). En la Uagrm se expuso sobre manufactura aditiva (impresión 3D) y sobre el cohete NASA SLS (Space Launch Systems), ya que soy actual embajador de este programa. El SLS es el siguiente cohete que se va a enviar a Marte y Boeing está ayudando a la NASA a construirlo.

¿Qué más se viene con los jóvenes de Bolivia?

Se está trabajando con la Uagrm, se va a ayudar a equipar el laboratorio de la carrera de Ingeniería Electromecánica, Electrónica, Eléctrica y Mecánica en el Parque Industrial. Se está viendo la posibilidad de crear un convenio con el Quinsigamond Community College para enviar estudiantes para que tomen cursos de Manufactura Aditiva y aprendan a usar las máquinas. También en julio se continuará el ciclo de conferencias. Dos ingenieros de la compañía Boeing están yendo al país para dar charlas sobre el trabajo que hacen a los niños y jóvenes.

Además, mediante un convenio con la carrera de Ingeniería Electromecánica de la Uagrm, estamos trabajando con el equipo Rover Uagrm. Ellos vendrán en julio a presentar su prototipo a ingenieros dentro de la compañía Boeing, obteniendo un certificado de colaboración con estos ingenieros. Y en abril de 2020 vendrán a competir en el Rover Challenge de la NASA (competencia anual para que los estudiantes diseñen, construyan y compitan con vehículos propulsados por humanos sobre terreno lunar).

Por último, colaboraremos con Clubes de Ciencia Bolivia. Se ha abierto una categoría en el HackBo de julio de este año enfocada en hardware/software aeronáutico