SOCIEDAD

Julieta luce sana e inquieta, la alistan para su cita con Romeo


Después de reunir $us 25.000 se dio con Julieta, la rana Telmatobius Yuracare endémica de Bolivia que podrá aparearse con Romeo, solitario hace 10 años. Se creía que la especie estaba extinta


La funcionaria del museo Alcide d’Orbigny muestra a Julieta, que no pasa de los 5,5 cm
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/01/2019

Julieta, de 5,5 cm, hermosos ojos verdes manchados, oscura y brillante de piel, llegó a finales del año pasado al Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny (Cochabamba). Encontrarla fue prácticamente un milagro, pues los científicos ya estaban dando por desaparecida a su especie, Telmatobius yuracare, única en el mundo, que habita el bosque nuboso de Bolivia. Ella es la hembra adulta destinada a “hacer click” con Romeo (rana que lleva viviendo en soledad 10 años en un acuario en el museo) y procrear para criar en cautiverio a nuevas ranitas que aseguren la supervivencia de la especie.

Además de salvar a su familia, Julieta ha atraído la atención mundial porque movilizó a la comunidad científica y a los amantes de la naturaleza que sumaron fuerzas y donaciones para conseguir $us 25.000 en cuestión de una semana. Así fue como el día de San Valentín (14 de febrero) del año pasado empezó la cruzada por buscarla y la encontraron justo en la línea que divide Santa Cruz con Cochabamba, entre los parques Amboró y Carrasco. Ahora está en cuarentena por mero protocolo, no se ha visto cara a cara con su Romeo, pero en breve se espera el encuentro y el éxito de la procreación. De no darse la situación existe un plan B: optar para la fertilización in vitro. Mientras tanto Julieta luce muy saludable, come y nada bien y es muy activa.

Cómo la encontraron

Con el dinero en la mano había que saber por dónde empezar a buscar. Lo hicieron por las localidades en donde se tenían registros históricos de su existencia y se tuvo el cuidado de pedir permiso a las comunidades. Así procedieron en Comarapa (lado cruceño) y en Pojo (lado cochabambino). “Ahí corroboramos que hay muchas zonas que están completamente destruidas, donde hay muy pocas posibilidades de encontrar ranitas”, cuenta Teresa Camacho, jefa del departamento de Herpetología del museo. “Fuimos a arroyos donde yo había encontrado a esa misma especie hace 10 años y ahora no había nada, era muy decepcionante, pero justo en la zona donde se encontró a Romeo estaba ella en muy buen estado, es por eso que es tan maravillosa esta noticia”, destaca Camacho.

Todavía no se conocen

Romeo está en un acuario permanente hace años en el centro K’ayra, que es parte del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny donde simulan la temperatura ideal para estas ranas acuáticas. Mientras que Julieta está en otra sección que es de cuarentena. “Por seguridad todos los que llegan pasan por cuarentena para observarlos y detectar si tienen alguna enfermedad. Julieta está junto a las otras ranitas que encontramos, pues son cinco en total, tres machos y dos hembras.

Con anfibios en especial hay que tener cuidado porque existe un hongo que es mortal y que ha causado la extinción de muchos en el mundo, es el hongo quitridio. Si sale negativo en este análisis vamos a programar la cita (con su Romeo), si sale positivo vamos a hacer tratamiento”, detalló la herpetóloga que explicó que Julieta fue la elegida por ser adulta, mientras que la otra rana encontrada es muy joven.

Fertilización in vitro

No se tiene registro de la edad exacta de Romeo, hace 10 años que vive en el museo y cuando se lo llevó ya era un adulto, por lo tanto, no se sabe a ciencia cierta cuánto le queda de vida. La campaña para encontrar una Julieta para Romeo se hizo temiendo que este falleciera y con él su especie (en muchos años no se encontró más ejemplares). Por eso los esfuerzos ahora están puestos en su reproducción y consolidar un programa de conservación. La idea es que los hijos vuelvan a su hábitat natural bajo un plan de acción para la conservación. Tampoco se descarta guardar esperma por si Romeo fallece, ante la posibilidad de clonarlo “como se ha hecho con otras especies”.

Gracias a la campaña hay recursos para incluso considerar la fertilización in vitro, pero esa es la última opción, hay que esperar que Romeo y Julieta se vean a cara a cara.