CIENCIA

Para construir caminos, las hormigas obreras prescinden de la organización


Entre las hormigas obreras no hay capataz alguno. Estos insectos construyen sus senderos sin recibir ninguna consigna


Para construir caminos, las hormigas obreras prescinden de la organización | Imagen referencial
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/01/2019

Entre las hormigas obreras no hay capataz alguno. Estos insectos construyen sus senderos sin recibir ninguna consigna y sin intercambio de información que valga, según un estudio publicado este miércoles en la revista Proceedings of the Royal Society B.

"Es sorprendente, porque los comportamientos colectivos suelen organizarse a través de la comunicación", explicó a la AFP Thomas Bochynek, de la universidad Northwestern, en Estados Unidos, coautor del estudio. Las hormigas son insectos sociales y se considera que poseen una verdadera inteligencia colectiva.

La construcción de los caminos que emplea la colonia para llevar alimentos hasta el hormiguero requiere miles de obreros, según el estudio.



Cada colonia puede despejar hasta tres kilómetros de caminos por año, invirtiendo colectivamente hasta 11.000 horas de trabajo cada año para construirlos y mantenerlos.

Para comprender mejor cómo se organizan las hormigas para lograr realizar esos titánicos trabajos, Thomas Bochynek y sus compañeros observaron hormigas cortadoras de hojas sudamericanas, in situ y en laboratorio.

Lo que observaron es que no hay un reparto de tareas, ni supervisor, ni coordinación. Cada hormiga resuelve como le parece los problemas con los que se topa, y es la suma de todas las acciones individuales la que permite construir los caminos. Una organización totalmente diferente de la humana, muy jerarquizada y racionalizada.

Las hormigas "actúan únicamente en función de su propia percepción de los obstáculos", precisa el estudio.



Tal organización (o, más bien, falta de ella) permite ahorrar energía, pues comunicar, ya sea por contacto o mediante feromonas (que hay que producir, almacenar y segregar), genera un gasto energético, precisa Thomas Bochynek.



 




En esta nota