MUNDO

Convoy con combustible nuclear es blanco de disparos en Río de Janeiro 


Tras el incidente, que alertó a autoridades locales, Eletronuclear enfatizó que el "convoy no fue atacado por bandidos"


La Policía tuvo que intervenir para custodiar la carga
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/03/2019

Policías que custodiaban un convoy con uranio destinado a una de las dos centrales nucleares del estado de Río de Janeiro fueron objeto el martes de disparos en una zona con frecuentes enfrentamientos entre bandas criminales, informaron fuentes oficiales.

"Cerca al mediodía, cuando el convoy pasaba por Frade, en Angra dos Reis, se escucharon tiros. Por precaución [...], policías del Batallón de Choque que acompañaba el transporte se posicionaron a los lados de la vía para garantizar la seguridad del convoy", indicó la estatal Eletronuclear en un comunicado.

Después de que pasara la comitiva, "algunos bandidos, asustados con el fuerte despliegue policial llegaron a disparar contra un auto de la policía de tránsito federal (PRF). Los policías respondieron, pero no hubo heridos ni daños materiales", explicó en la nota, publicada en su página web.



Tras el incidente, que alertó a autoridades locales, Eletronuclear enfatizó que el "convoy no fue atacado por bandidos".

"El cargamento, que tiene como objetivo reabastecer Angra 2, llegó a la central nuclear dentro del horario previsto" del martes, añadió la empresa.

Para ser transportado, el combustible nuclear es colocado dentro de "contenedores de metal especialmente fabricados para esta función" y que incluso "pasaron pruebas de resistencia contra caídas e incendios", explicó Eletronuclear.

"Si algún disparo de arma de fuego lograra atravesar la protección del contenedor, se podría dañar el combustible nuclear. Sin embargo, esto no pondría en riesgo a la población ni al medio ambiente", añadió.



En el municipio de Angra dos Reis, una zona turística del estado de Río de Janeiro, se ha registrado un aumento de la violencia en zonas que antes eran consideradas tranquilas, según el diario O Globo.



 




En esta nota