MUNDO

Detienen a Keiko Fujimori por el escándalo del caso Odebrecht


La líder opositora es acusada de recibir 1,2 millones de dólares de la empresa brasileña. El presidente convocó un referéndum el 9 de diciembre para avalar sus reformas


Keiko Fujimori niega los cargos, pero la indagación de sus cuentas muestra ingresos oscuros de dinero
Escuchar el artículo Pausar Lectura

Hace 5 días

La poderosa líder opositora peruana Keiko Fujimori fue detenida ayer, acusada de recibir dinero de la compañía brasileña Odebrecht, una semana después de que la justicia anulara el indulto a su padre, el expresidente Alberto Fujimori.

La hija mayor de Fujimori (1990-2000) quedó detenida por un periodo máximo de 10 días tras declarar ante la Fiscalía, señaló su abogada, Giuliana Loza, quien calificó de “atropello y abuso” la decisión judicial.

La justicia acusa a Keiko, de 43 años, de haber recibido de la constructura brasileña 1,2 millones de dólares para financiar su campaña por la Presidencia en 2011, que finalmente ganó su rival Ollanta Humala (también señalado por haber recibido aportes de Odebrecht).

La “medida es dictada por fundados elementos de convicción que relacionan a los antes citados con el delito de lavado de activos, peligro de fuga y obstaculización de la investigación por los presuntos aportes de la empresa Odebrecht a la campaña de Fuerza Popular el 2011”, tuiteó el Poder Judicial en su cuenta de la red Twitter.

“Ella (Keiko) se ha puesto a disposición de la Fiscalía”, agregó la abogada tras señalar que la medida ordenada por el juez Richard Concepción Carhuancho les tomó por sorpresa. La líder opositora quedó detenida en la Prefectura de Lima. Además de la conductora del partido Fuerza Popular (controla el Congreso peruano), otras 19 personas, entre ellas Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya -ambos muy cercanos a los Fujimori-, están investigados por supuestamente recibir fondos de la constructora brasileña Odebrecht para la campaña presidencial de Keiko en 2011.

La investigación fiscal comenzó cuando en las cuentas del partido de Keiko se detectaron “aportes fantasmas” para su campaña electoral de 2011. Según el partido, provenían de simpatizantes, pero los presuntos aportantes negaron desembolsos.

Keiko niega las imputaciones y alega en su defensa que “el señor Barata ha señalado (a los fiscales) que nunca le he solicitado dinero, que nunca me ha entregado dinero y que nunca ha hablado de algún apoyo económico conmigo”.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, convocó un referéndum el 9 de diciembre para ratificar las cuatro reformas constitucionales que promueve, pero llamó a rechazar una de ellas por considerar que el proyecto original fue “desnaturalizado” en el Parlamento.