MUNDO

El auge de verdes y liberales frena avance ultra en la Unión Europea


Pese a que el Partido Popular Europeo venció en las elecciones y los socialistas siguen como la segunda fuerza, han perdido la mayoría absoluta. Mañana se inician negociaciones para elegir al sucesor de Junker


Candidatos de los verdes alemanes celebran la victoria tras conocerse los resultados. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/05/2019

La UE ha resistido el asalto de la fuerzas ultraderechistas y eurófobas, gracias al auge de liberales y verdes en las elecciones al Parlamento Europeo de ayer. El Partido Popular Europeo, vencedor de los comicios, y los socialistas, segunda fuerza, han perdido la mayoría absoluta que sumaban desde hace 40 años y necesitarán apoyo para contener a unos partidos euroescépticos que han logrado la victoria, según los primeros resultados, en plazas tan importantes como Francia, Italia, Reino Unido o Polonia.

La proyección de escaños publicada por el Parlamento al filo de la medianoche otorga 178 escaños al PPE (221 en 2014), frente a 152 de Socialistas y Demócratas (S&D), la segunda fuerza más votada (191 en 2014). Las formaciones euroescépticas suman 168 escaños, en torno al 25% de un hemiciclo de 751. Una cifra lejana al temido 33% con el cual podrían aspirar a entorpecer la maquinaria legislativa, pero considerable dado que su presencia se consolida entre varios de los países grandes de la UE.

“Una de las primeras enseñanzas es que la oleada de partidos nacionalistas y euroescépticos está muy contenida, si dejamos de lado Agrupación Nacional y La Liga”, dijo a la AFP Eric Maurice, de la fundación Robert Schuman, en referencia a los partidos ultraderechistas de Francia e Italia.



Además del fin del bipartidismo en el seno de la UE, las primeras proyecciones de la Eurocámara muestran que los tres grupos euroescépticos, ya sean ultraderechistas o conservadores, reunirían en su conjunto 169 eurodiputados.

El resultado de los partidos euroescépticos, cuyo peso en el hemiciclo pasa del 20% al 22%, era la principal incógnita de estos comicios celebrados tras una legislatura marcada por los coletazos de la crisis de la deuda, la migratoria y el Brexit.

Sucesión

Contenido el auge euroescéptico, las miradas los próximos días estarán puestas en la reunión de los mandatarios de la UE mañana que, en base de los resultados de los comicios, deberán empezar a discutir sobre quién sucederá a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión.



El PPE, que dirige actualmente las principales instituciones, reclamó la victoria y el puesto para su candidato principal -’Spitzenkandidat’, en jargón europeo-, el alemán Manfred Weber.

Para los socialdemócratas, que entre sus filas cuentan con la clara victoria del mandatario español Pedro Sánchez en su país, el PPE “ya no puede pretender convertirse en el líder natural de la mayoría del Parlamento Europeo”, según su jefe de filas en la Eurocámara, Udo Bullmann.

“El monopolio del poder está roto”, constató por su parte la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, una de los candidatos de los liberales. “Lo que cuenta es el programa”, advirtió el jefe de finales de los ecologistas en la Eurocámara, Philippe Lamberts, al término de la jornada electoral.



 




En esta nota