ESCENAS

Francisco asegura que “todo feminismo es un machismo con faldas”


La cumbre organizada por el Vaticano puso en el ojo de la tormenta a los jerarcas de la Iglesia católica. Familiares reclaman romper con los sistemas de encubrimiento


Los obispos, ayer, durante una de las sesiones de la cumbre organizada por el Vaticano
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/02/2019

En un mensaje improvisado después del discurso de la experta en Derecho Canónico Linda Ghisoni, la primera mujer que habló en la cumbre contra los abusos sexuales que se lleva a cabo en el Vaticano, el papa Francisco alertó que “todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”.

Francisco afirmó que una mayor responsabilidad de las mujeres en la Iglesia no resolvería la crisis de abusos sexuales, pero sí que cree que el “estilo” femenino debe ser incluido en esta lucha. “No se trata de dar más funciones a las mujeres en la Iglesia –sí, esto es bueno, pero así no se resuelve el problema– se trata de integrar a la mujer como figura de la Iglesia en nuestro pensamiento”, explicó el Pontífice.

Jorge Mario Bergoglio continuó exponiendo que, a su juicio, invitar a hablar a una mujer no es “entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque todo feminismo termina siendo un machismo con faldas”.



Que los obispos rindan cuentas

La cumbre que se está celebrando en el Vaticano con los líderes de la Iglesia católica abordó ayer la necesidad de que los obispos rindan cuentas sobre sus omisiones y cómo hacerlo.

La segunda jornada de esta cumbre histórica con la que la Iglesia católica espera crear un punto de inflexión en la lacra de los curas pederastas se ocupó de la rendición de cuentas. Especialmente significativa fue la ponencia del obispo de Chicago (Estados Unidos), el cardenal Blase J. Cupich, que dio a los 190 líderes de la Iglesia católica, entre ellos 114 representantes de las Conferencias episcopales de todo el mundo, las bases para garantizar la responsabilidad de los obispos.

“Las madres y los padres nos han llamado a rendir cuentas, porque simplemente no pueden comprender cómo nosotros, como obispos y superiores religiosos, a menudo nos hemos cegado ante el alcance y el daño del abuso sexual de menores”, les dijo el cardenal estadounidense.