MUNDO

Liberan a los líderes de la revuelta que puso en jaque a Daniel Ortega


La medida es producto de una polémica ley de amnistía que, según la oposición, también pondrá en libertad a paramilitares que participaron de la represión en abril de 2018. Familiares reclaman justicia


Miles se volcaron a las calles de Managua y Masaya para celebrar la liberación de presos políticos. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

12/06/2019

Los principales dirigentes de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega fueron liberados ayer bajo la Ley de Amnistía aprobada el fin de semana. El Ministerio de Gobernación informó de que 56 personas que “guardaban prisión por delitos contra la seguridad común y tranquilidad pública” fueron entregadas a la Cruz Roja Internacional (CICR), que los trasladó a sus respectivos domicilios.

Partidos opositores alertaron, sin embargo, que la amnistía también beneficiará a paramilitares que participaron de la represión a los manifestantes.

Videos subidos en redes sociales mostraron a los opositores liberados gritando: “¡Nicaragua!” y “¡Justicia!”, mientras ondeaban la bandera nacional y se abrazaban entre ellos tras salir de la cárcel en un microbús de la CICR.



Todos habían sido detenidos por participar en las protestas antigubernamentales que estallaron en abril de 2018, cuya represión provocó una crisis política que, según organismos humanitarios, dejó 325 muertos, miles de heridos y 62.500 exiliados.

Las masivas protestas del año pasado sorprendieron a Ortega, un exguerrillero de 73 años que gobierna el país desde 2007 con pleno control de todas las instituciones de Estado, y a quien la oposición acusa de corrupción y de intentar perpetuarse en el poder mediante una dinastía familiar, junto a su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Duros testimonios

La periodista nicaragüense-costarricense Lucía Pineda relató que el aislamiento y el maltrato marcaron su detención de unos seis meses en Nicaragua, tras ser excarcelada junto a otros “presos políticos” en el marco de una polémica ley de amnistía.



“Dos semanas estuve defecando en mi mano porque el inodoro de mi celda no funcionaba. Fue por gestiones de la Cruz Roja que nos trasladaron a otra celda”, afirmó Pineda. En un video elaborado en el consulado de Costa Rica en Managua, Pineda agradeció a su otra patria por su apoyo, y de manera directa al presidente costarricense, Carlos Alvarado.

La periodista contó que los carceleros le quitaron sus lentes y que todo el tiempo estuvo “aislada, incomunicada, desinformada”, pero al mismo tiempo “convencida de que Nicaragua estaba con nosotros, que el mundo estaba con nosotros”.

Emocionados

La llegada de los liberados a sus casas fue motivo de regocijo entre familiares y vecinos que se aglomeraron frente a las viviendas con banderas de Nicaragua y globos, mientras hicieron sonar bocinas.

Entre los liberados figuran los dirigentes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, la estudiante nicaragüense-belga Amaya Coppens, los estudiantes Edwin Carcache y Byron Estrada, los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora, así como Irlanda Jerez.



También fueron liberados dos jóvenes acusados de matar al periodista Ángel Gahona, cuyos familiares defienden la inocencia de los señalados. “Muy emocionante, muy feliz, esperamos que nunca más haya presos políticos en Nicaragua”, dijo el periodista Carlos Chamorro junto a los padres y vecinos del estudiante Carcache.

En Masaya, 30 km al sureste de Managua, una de las ciudades más rebeldes durante las protestas, se vivió una fiesta para recibir a los líderes estudiantiles Cristian Fajardo y Yubrank Suazo. Cientos de personas se manifestaron en la calle al son de marimbas, bailes de folclore y consignas de “sí se pudo” y “el pueblo unido, jamás será vencido”.



 




En esta nota