PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 24/07/2018


¿A qué le teme el MAS?

¿A qué le teme el MAS? La respuesta es obvia, al cambio. La disputa en torno a las plataformas y la demanda de respeto al voto ciudadano ha desvelado los más profundos temores del oficialismo. Casi 13 años de gobierno lo han transformado en una organización política conservadora, le es imposible imaginar otro país, le teme profundamente a las fuerzas emergentes nucleadas en plataformas y colectivos, le asusta el futuro y sus miedos emergen no solo de una perspectiva equívoca, sino, y principalmente, del fallido intento de construir una nación sobre las bases de un racismo anacrónico, extraño a la naturaleza de la modernidad tecnológica y las fuerzas de la historia del capitalismo.

Frente a su proyecto comunitario se alza una generación cuyos horizontes van mucho más allá del provincianismo pachamamista. A las plataformas y los colectivos que tomaron las calles, la propuesta de volver a los orígenes que tan bien había diseñado Boaventura de Sousa Santos les ha resultado una versión contemporánea de las utopías de Moro; quimeras que intentan instalarse como ensoñaciones imposibles adversas al curso de la historia universal. 

Como se trata de generaciones marcadas por la globalización, su acción política funciona en otras claves. Las viejas polaridades izquierda/derecha, socialismo/neoliberalismo, mestizo/indígena no engrana en el ideario de un mundo hiperconectado. Frente a esto, el MAS se presenta  como una rémora del pasado, una reliquia de la sociedad premoderna.

Las fuerzas acantonadas en Palacio de Gobierno sufren las dolencias del ancien régime, las mismas dolencias que experimentaron los viejos monarcas del siglo XVIII cuyas cabezas rodaron bajo la guillotina de 1789 en Francia. Su tenaz negativa a aceptar que los tiempos han cambiado, que la dialéctica de su propio accionar los obliga a dar paso a las nuevas generaciones y mudar sus percepciones y narrativas los lleva irremediablemente a un final desastroso, típico, además, de aquellos caudillos que se creen insustituibles, como los reyes de la vieja Europa. Como los príncipes feudales. Tenía razón  Nietzsche: la historia siempre se repite, pero de otra manera.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Aclaración de columna de opinión
La perdida batalla del oficialismo
Cuando el poder se quema
La nación de todos
Ideología de los números: encuestas y sufragantes
El nuevo parlamento
Maduro, el peor de todos
La Ley del Artista y el poder del Estado
El debate imposible
Un tal Almagro
La guerra sucia
Panorama electoral
La violencia en nuestro medio
Trabajando para el enemigo
Inseguridad y violencia
El ‘mesismo’ de Mesa
Lecciones de una revolución fallida
El ‘pueblo’ en el proceso de cambio
Los demonios del MAS
“Q’aras contra indios”
En Facebook


10/10/2019
‘Ningunistas’ e indecisos: mensaje imperativo
10/10/2019
Federalismo posible
10/10/2019
Cabildo cruceño: ¿masa crítica?
10/10/2019
¿Permiso para protestar?
10/10/2019
Tratando de contabilizar datos...
09/10/2019
¡Se tenía que decir y se dijo!


EL DEBER
 
Te puede interesar
BOLIVIA

Escolares recibirán el Bono Juancito Pinto desde el 23 de octubre de 2019

Crónicas

Collazos seleccionó los proyectos del fondo concursable Cinética
ESCENAS

“La cultura no es un lujo, es un garante del desarrollo social”

Diez
Pedriel espera su momento para debutar en el Clausura. Foto: APG
COCHABAMBA

Una ‘plaga’ de lesiones complica a Wilstermann

Illanes, técnico de Nacional Potosí. Foto: Etzhel A. Llanque
FÚTBOL

Nacional quiere jugar el clásico potosino para corregir errores

Foto: Correo del Sur
COPA SIMÓN BOLÍVAR

FBF pide anular el partido Independiente - Fortaleza

Sociales
SOCIALES

Queen G sufre el hackeo de su página de Facebook

La familia del rey. Los hijos y nietos de Carlos Gustavo y Silvia de Suecia
SOCIALES

El rey de Suecia reduce la Casa Real al mínimo

Relato de una modelo. La miss Pampa de la Isla 2019 Fiorela Camacho cuenta cómo es la vida en un barrio alejado del centro cruceño. Foto: Luis García / Producción: Duber Drew / Escenario: Lomas De Arena
SOCIALES

El relato de una joven que da todo por su tierra