PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES FABROS
OPINIÓN



| 06/05/2018


Cuando muere un dictador

Cuando muere un dictador, también mueren las respuestas que estaba obligado a revelar sobre los crímenes cometidos cuando muchos años antes, en el sillón presidencial que conquistó a patadas y a balazos, se creía eterno y dueño del mundo.

Cuando un dictador muere, la muerte no redime al difunto como ocurre en otros casos, cuando la gente empieza a decir: “Era bueno el pobrecito”.

Cuando se va un dictador de la faz de la tierra, las víctimas de su tiranía siguen haciendo memoria  y los jóvenes se enteran que hubo un tiempo en que Bolivia fue gobernada por un militar  que a fuerza bruta impuso su ley como si el país fuera suyo; y que antes de él estuvieron otros que aplicaron la misma receta macabra matando a mucha gente y que no pagaron nunca sus pecados y que hasta se fueron como tiernos angelitos.

Para algunos de los ciudadanos que están vivos, las víctimas mortales de la dictadura eran todo y lo más preciado que tenían era la familia que no tiene un lugar para visitarlo porque no hay tumba ni velas a encender en un lugar preciso. Los cuerpos no se encontraron y quizás la madre ya murió, esa madre que desde el golpe -ese maldito golpe militar- vivió con los ojos moribundos, buscando siempre aquí, siempre allá, esperando a su hijo o a su esposo que aparezca con sus heridas y sus peores historias.

Cuando muere un dictador no repican las campanas y uno aprieta a la democracia contra el pecho, y el pecho late fuerte en homenaje a los hombres y mujeres que murieron cuando el dictador estaba vivo y no creía que la muere para él también existe.

Cuando muere un dictador vuelven a aparecer las fotografías que enlutaron a la vida. En las fotos hay un tanque de guerra y soldados apuntando, también hay civiles caminando por las veredas con las manos en la nuca, marchando como ovejas que van camino al matadero y paredes con las balas encendidas. ¿Qué será de esos rostros asustados?, ¿de aquel hombre de chompa a rayas al que esperaban en su casa con una tacita de té?, ¿cuántos de ellos nunca más volvieron y después mamá tuvo que decirle a los hijos que teme que hayan matado a papá?  Y ¿qué será de los soldados que encañonaron y mataron a nombre de la patria y del terror?

Cuando muere un dictador resucitan los fantasmas y truenan de nuevo las balas en los oídos de los que quedaron con secuelas, con dolores en el alma y también en la cabeza.

Cuando un dictador ya se ha ido retorna Domitila de Chungara para recordarnos que el mayor enemigo del pueblo es el miedo, y uno cree mirar a las esposas y a las hermanas, a los hijos y a los tíos espiar por esquinas irradiando una sonrisa para que el desaparecido encuentre el camino para por fin llegar a casa.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Los brazos fuertes y solitarios de Alejandro Fuentes
Esas malditas manitas del hombre
El gran año de Homero Carvalho Oliva
Mar, cruces y pelícanos
Las siete vidas de No solo cine
El viaje más hermoso del mundo
Ficciones I
Tierra prohibida
Encierro del bosque de helechos corta el circuito turístico en Samaipata
El río de Juan Pablo Richter
Un presidente de ficción
Conversaciones en la catedral
La eterna compañía de la radio
Darwin Pinto revela las resurrecciones de Jesús
Jhonnatan Tórrez despierta a un lobo vestido de oveja
Adiós, don Sergio Antelo
Los cuadros que cuentan de Ejti Stih
La rebelión de la crónica
La música del tren
Las tormentas del subsuelo
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/10/2018
Hacia el sexto encuentro de ciudades intermedias
23/10/2018
2.025 floreros
23/10/2018
¿Dónde estamos hoy entre el 21-F y lo electoral?
23/10/2018
Las primarias
22/10/2018
Ideologías R.I.P.
22/10/2018
Violación del principio de legalidad


EL DEBER
 
Te puede interesar
Oportunidad. La empresa genera más de una veintena de empleos directos
DINERO

Mueblería local innova y diversifica portafolio con dos nuevas líneas

Crónicas

Los artistas ya tienen listo el material para la exposición de esta primera muestra sobre la sexualidad
ESCENAS

El museo de la sexualidad, una mirada distinta acerca del sexo

Diez
Britos anotó el primero a favor de la academia celeste. Foto: Fuad Landivar
CLAUSURA 2018

Blooming vuelve a festejar gracias a Britos

Raldes minutos antes de ser homenajeado como paceñisimo de oro. Foto: Daniel Suazo
LA PAZ

Raldes no descarta que Bolívar sea el último club donde juegue

Antonio Conte, técnico italiano. Foto: Archivo AFP
FUERA DE JUEGO

Wikipedia puso a Antonio Conte como nuevo técnico del Real Madrid

Sociales
Fotos: Jorge Uechi
SOCIALES

Arranca la competencia por la corona hispana

SOCIALES

Emma Watson y su nuevo novio, de vacaciones en la playa

SOCIALES

¡Aitana Tufiño es la mejor arquera!