PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 06/05/2018


Cuando muere un dictador

Cuando muere un dictador, también mueren las respuestas que estaba obligado a revelar sobre los crímenes cometidos cuando muchos años antes, en el sillón presidencial que conquistó a patadas y a balazos, se creía eterno y dueño del mundo.

Cuando un dictador muere, la muerte no redime al difunto como ocurre en otros casos, cuando la gente empieza a decir: “Era bueno el pobrecito”.

Cuando se va un dictador de la faz de la tierra, las víctimas de su tiranía siguen haciendo memoria  y los jóvenes se enteran que hubo un tiempo en que Bolivia fue gobernada por un militar  que a fuerza bruta impuso su ley como si el país fuera suyo; y que antes de él estuvieron otros que aplicaron la misma receta macabra matando a mucha gente y que no pagaron nunca sus pecados y que hasta se fueron como tiernos angelitos.

Para algunos de los ciudadanos que están vivos, las víctimas mortales de la dictadura eran todo y lo más preciado que tenían era la familia que no tiene un lugar para visitarlo porque no hay tumba ni velas a encender en un lugar preciso. Los cuerpos no se encontraron y quizás la madre ya murió, esa madre que desde el golpe -ese maldito golpe militar- vivió con los ojos moribundos, buscando siempre aquí, siempre allá, esperando a su hijo o a su esposo que aparezca con sus heridas y sus peores historias.

Cuando muere un dictador no repican las campanas y uno aprieta a la democracia contra el pecho, y el pecho late fuerte en homenaje a los hombres y mujeres que murieron cuando el dictador estaba vivo y no creía que la muere para él también existe.

Cuando muere un dictador vuelven a aparecer las fotografías que enlutaron a la vida. En las fotos hay un tanque de guerra y soldados apuntando, también hay civiles caminando por las veredas con las manos en la nuca, marchando como ovejas que van camino al matadero y paredes con las balas encendidas. ¿Qué será de esos rostros asustados?, ¿de aquel hombre de chompa a rayas al que esperaban en su casa con una tacita de té?, ¿cuántos de ellos nunca más volvieron y después mamá tuvo que decirle a los hijos que teme que hayan matado a papá?  Y ¿qué será de los soldados que encañonaron y mataron a nombre de la patria y del terror?

Cuando muere un dictador resucitan los fantasmas y truenan de nuevo las balas en los oídos de los que quedaron con secuelas, con dolores en el alma y también en la cabeza.

Cuando un dictador ya se ha ido retorna Domitila de Chungara para recordarnos que el mayor enemigo del pueblo es el miedo, y uno cree mirar a las esposas y a las hermanas, a los hijos y a los tíos espiar por esquinas irradiando una sonrisa para que el desaparecido encuentre el camino para por fin llegar a casa.





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
El rugido internacional de los colmillos del jaguar
Las historias de Alfonso Cortez
La vida tranquila
Ni los años, ni las décadas rinden a los padres que sufren el robo de un hijo
El concierto del tren
Realidad o ficción
El arte de Leoni para reforestar el bosque
La danza del jaguar
La familia Rivero Jordán
Nuestro segundo Premio Rey de España
A los viajes no se los lleva el viento
Los caminos de la información
María Cristina Botelho, escritora y difusora de las letras hispanas
La quebrada de Cuevo
El mechero de don Andrés
El periodismo que quiero en 2019
El periodismo tiene sus propios médicos
Que el mundo lo sepa: siguen los linchamientos en Bolivia
El alimento de la felicidad ha sido encontrado, y no es un cuento
Siguen matando jaguares en Bolivia
En Facebook


24/06/2019
Cuando pase la campaña
24/06/2019
No importa el precio
24/06/2019
Triste destino de dos propuestas
24/06/2019
La violencia es un patrimonio masculino
23/06/2019
Patria Grande
23/06/2019
Balas y cicatrices del Chaco


EL DEBER
 
Te puede interesar

crónicas

El cruceño Joseca realizó, junto a la banda argentina, la producción musical y visual en Buenos Aires
ESCENAS

Joseca y 18 Kilates lanzan la cumbia Regálame una noche

El comportamiento de compra de los clientes en la actualidad es cauto. Foto: ROLANDO VILLEGAS
ECONOMÍA

Valor de importación de vehículos crece un 2,4% en tres meses de 2019

Diez
Lionel Messi, figura de la selección argentina. Foto. AFP
COPA AMÉRICA

Messi: "Todas las canchas donde jugamos son muy malas"

Enner Valencia, de Ecuador y el japonés Koji Miyosh intentarán llevar a sus selecciones a la segunda fase de la Copa. Foto. AFP
COPA AMÉRICA

Ecuador se juega su última ficha ante el impredecible Japón

Edinson Cavani y Eduardo Vargas, dos cartas de gol en sus respectivas selecciones. Foto. AFP
COPA AMÉRICA

Uruguay-Chile: dos titanes que van por el primer puesto del grupo C

Sociales
SOCIALES

Mirá el tremendo cambio del hijo de William Levy

SOCIALES

Un boliviano canta Despacito en la Copa América

SOCIALES

Anita Gamón tuvo un doloroso accidente