PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 01/11/2018


La fiesta de la vida

La muerte es una consecuencia de la vida y, por ello, esta puede existir sin aquella pero no aquella sin esta. Pese a eso, la muerte siempre ha sido objeto de fascinación y motivo de culto. Todas las culturas se ocuparon de ella y eso determinó un legado…

En el caso de Bolivia, el culto a la muerte más estudiado hasta ahora es el de los pueblos andinos. Gracias a la memoria atesorada en los quipus, que también fue recogida por los cronistas, se sabe que estos pueblos no creían en la muerte sino en el tránsito de una etapa a otra. Según su creencia, la muerte no significaba el fin de la vida sino el paso a otra. Por eso es que los cadáveres no eran enterrados, sino debidamente embalsamados, colocados en lugares donde se les rendía culto.

El culto a los muertos era familiar pero cuando un fallecido era una persona prominente se convertía en general. Cuando los españoles llegaron encontraron que muchos cadáveres habían adquirido un rango sagrado y eran motivo de devoción. Como además estaban cubiertos de oro y plata, fueron objetos de saqueo y luego destruidos.

El culto a los muertos de los pueblos andinos se amalgamó con el de los invasores que trajeron la conmemoración de Todos los Santos y los fieles difuntos. Los invasores quisieron imponer sus creencias pero, como en todo lo que fue el mestizaje y el sincretismo, una cultura se mezcló con la otra.

En la religión católica, la muerte tampoco es el fin de la vida sino el paso a la vida eterna. Por ese concepto común, la conmemoración a los difuntos se fusionó al culto andino a los muertos y el resultado es la fiesta que todavía tenemos y se conserva pese al embate de manifestaciones culturales como Halloween.

Entre los elementos comunes está la t’anta wawa; es decir, el pan con forma de bebé que para los andinos es una rememoración de las wak’as, de los muertos devenidos en motivo de culto, mientras que para la Iglesia Católica son la representación material de las almas nuevas, las recién nacidas a una vida nueva.

No es simplemente una conmemoración sino una fiesta, una a la que pueden acudir todos, incluso sin invitación, porque, en estas fechas, Potosí no lamenta la muerte sino todo lo contrario: celebra la vida.

 





OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Renuncia o denuncia
Sacrificios humanos
La fiesta de la vida
Corpus Christi
Zapateros
Primer grito
Billetes
Los dueños de Chile
Antofagasta
Padres
Herejía
Armando Alba
Rally y turismo
En Facebook


17/07/2019
Nueva Dimensión en la agenda Bolivia-Brasil
17/07/2019
Hegemonía - Gramsci
17/07/2019
Algo huele mal
17/07/2019
Industria sin chimeneas
17/07/2019
Política y comités cívicos
16/07/2019
Políticos en su laberinto


EL DEBER
 
Te puede interesar
Doce pichones de paraba barba azul nacieron en la Reserva Laney Rickman. Foto: Asociación Civil Armonía
BENI

El vuelo a la libertad de 12 pichones de paraba Barba Azul que nacieron en nidos artificiales

Imagen referencial
BOLIVIA

Condenan a policía acusado de dejar fugar a ‘Techo e Paja’ de una clínica paceña

Imagen referencial de la  Cámara de Diputados de Bolivia
BOLIVIA

Diputados aprueba proyecto de ley que busca regular el consumo de tabaco

Diez
Paredes deberá ser oficializado por Marcelo Claure, presidente de Baisa. Foto: Internet
FÚTBOL

Teodoro Paredes cerca de fortalecer la zaga de Bolívar

Carlos Blanco, presidente de Destroyers. Foto: Jorge Uechi
FÚTBOL

Destroyers denuncia otro intento de amaño de partidos

Pérez debutó en Wilstermann ante Bolívar. El domingo podría reaparecer. Foto: Los Tiempos
FÚTBOL

Cristian Díaz admite que Daniel Pérez es opción en Wilster

Sociales
SOCIALES

La Chica Badabun le pide perdón a Luisito Comunica por exponerlo

SOCIALES

¿Cuáles son los emojis favoritos de los famosos bolivianos?

SOCIALES

Confirman la relación de Lady Gaga y Bradley Cooper