PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 11/02/2018


Mi biblioteca

Los intelectuales latinoamericanos tenemos una relación perversa con los libros. Crecí al abrigo de una biblioteca familiar nutrida y generosa que contrastaba con la pobreza de la calidad y cantidad de libros que había en algún estante perdido de mi colegio -jesuita pero extrañamente negado a la lectura que solo valoraba el deporte y la química- o en el empolvado y descuidado espacio donde el municipio albergaba algún título. La impronta estaba clara: tenía que hacer mi propia biblioteca, y así fue.

Empecé a estudiar sociología en México a finales de los 80. Mi condición económica no me daba para adquirir los libros que necesitaba, por lo que constantemente acudía a las fotocopias y solo en ocasiones especiales podía comprarme un impreso. Mal que bien, entre materiales que de distintas maneras llegaron a mi departamento -desde herencias hasta regalos- armé una biblioteca personal.

Cuando acabé mis estudios tenía que volver a Bolivia, y todos mis enseres debían entrar en dos maletas. Recuerdo -y mi columna me lo refrenda constantemente- que mi equipaje de mano pesaba como 20 kilos de puros libros, e intentaba cargarlo sin inclinar el cuerpo para que no se notara el peso al transitar los interminables pasillos del aeropuerto (años antes de la era de las rueditas en los maletines).

Ese tipo de episodios los viví en varios de mis traslados, sean migraciones internacionales o cambios de departamento. La pregunta siempre fue qué hacer con mis libros, cómo transportarlos y dónde acomodarlos. Antes de partir a México por segunda vez hace una década, habida cuenta de que me iba con toda mi familia, tuve que seleccionar muy estrictamente qué me podía llevar. Todo lo demás quedó en cajas en un depósito en casa de mi madre. Cada vacación que vuelvo a La Paz, abro con nostalgia la puerta del cuartito donde están apiladas las hojas de hojas que alguna vez leí -y trasladé- y que ahora solo esperan que, algún día, puedan encontrar un estante a la mano. Ya casi ni recuerdo todos los títulos que ahí me esperan.

El caso es que actualmente tengo tres bibliotecas. La primera es la de la bodega paceña. La segunda se ubica en mi casa en el campo, mantiene relativo orden pero la humedad destroza lentamente las hojas. La tercera, más a la mano, me rodea en mi escritorio en la UNAM.

Tener libros -y ser fetichista con ellos como es mi caso- se ha convertido en un karma. Mis bibliotecas no siempre son funcionales, me ha pasado más de una vez que busqué un texto con la certeza de que por ahí estaba sin que aparezca hasta meses después de haberlo necesitado; o peor, comprar un título que ya tenía.

El otro problema es dónde colocarlos y cómo ordenarlos. Un tiempo atrás un colega me llevó a su biblioteca y sufrí una envidia sincera: todos sus volúmenes estaban registrados en su computadora y cada texto acomodado en una construcción ad hoc al fondo de su casa, en dos pisos de madera elegante y un escritorio iluminado. Me presumió -en buena forma-: nos sentamos en su computadora, escribió mi nombre en un programa de computación, me dijo cuántos libros míos tenía y me indicó exactamente dónde estaban. Un sueño.

En mi caso, los libros me comen, intento tenerlos más o menos ordenados pero no siempre lo logro. Mis bibliotecas me sirven en el momento en que estoy trabajando algún tema particular, pero el espacio que ocupan y los kilos que representan -cargados en algún momento de mi vida-, no sé si valen la pena. Y ni les cuento cuando pienso en la utilidad en el futuro de tanto papel, ¿eso les heredaré a mis hijas? Envidio a mis colegas que viven cerca de fabulosas bibliotecas, acostumbrados a traer y llevar textos sin tener que poseerlos, reservando su espacio personal o profesional solo para unos cuantos y muy selectos documentos.

Pero bueno, mal que bien, soy de la generación del papel. Con el mismo angustioso placer con el que como chicharrón pensando en el colesterol, compro libros cada que puedo, voy a mi casa, los abro, los huelo, leo partes, y luego no sé dónde ponerlos. No tengo más que escribir mis tensiones, finalmente para eso están las letras.  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Denuncian a empresa china en Beni por maltratar a bolivianos
Una nube tóxica se eleva sobre Hawái mientras la lava llega al océano
Los Obama producirán contenidos para Netflix
Jugosas apuestas en dólares incentivan las carreras ilegales
¡Confirmado! La mayor biodiversidad del mundo está en Bolivia
Inician trabajos en la Grigotá: no habrá paso de vehículos por 30 días
"Nadie hace nada": el dolor de un venezolano tras triunfo de Maduro
14 países deciden "reducir sus relaciones diplomáticas" con Venezuela
Volcán Kilauea y el 'laze': qué hace tan peligroso que la lava llegue al mar
Descubren el primer meteorito inmigrante y permanente en el Sistema Solar
Elecciones en Venezuela: cuáles son los 4 retos que enfrenta Nicolás Maduro (y Venezuela)
Leyes será intervenido de emergencia por un cólico biliar
Famoso chef de EEUU, acusado de drogar y abusar a 5 mujeres
Ticona mantiene la vieja lucha por los pobres y critica a la ostentación
Mesa se indigna porque comisión indaga su gestión
Shell inicia perforación de pozo Jaguar X 6 en 10 días
Sentencian a 12 años al exfiscal Marcelo Soza, hoy refugiado en Brasil
Tarifa eléctrica: el reajuste impactará en las de agua
Intenso trabajo en la Grigotá: no habrá paso de vehículos por 30 días
Sampaoli pone en la lista a Messi, Higuaín, Agüero y Dybala y deja fuera a Icardi
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


21/05/2018
Llanto por el gas
21/05/2018
La hoguera de Tom Wolfe
21/05/2018
Evo, Groux y salto con derroche
21/05/2018
Trabajadores y dueños de la empresa, ¿ecuación exitosa?
20/05/2018
Ser y parecer no es lo mismo
20/05/2018
Cuando no bastan las renuncias


EL DEBER
 
Te puede interesar
La empresa inicio obras en 2015 y solo tiene un 11% de avance | Foto referencial
BOLIVIA

Denuncian a empresa china en Beni por maltratar a bolivianos

La agencia Reuters logró captar la llegada de la lava al mar.
MUNDO

Una nube tóxica se eleva sobre Hawái mientras la lava llega al océano

TELEVISIÓN

Los Obama producirán contenidos para Netflix

Diez
El albúm de figuritas del Mundial se publicó con muchos futbolistas que no estarán en Rusia 2018. Foto: Internet
RUSIA 2018

Jugadores del álbum de figuritas que no van al Mundial

LA PAZ

Acusan a César Farías de lesionar a Quiñónez en una gresca

El DT invitado para dirigir a la selección boliviana está en el ojo de la tormenta. Puede ser demandado por Quiñónez y por el club Bolívar. Foto: Marka Registrada
FÚTBOL

Quiñonez alista una demanda contra Farías

Sociales
Compartiendo. Wálter Callaú, Víctor Hugo Limpias, René Valdivia Borda, Juan Carlos Rivero Jordán, Luis Alberto Gamarra y René Valdivia Pereyra
SOCIALES

El CBA celebra 60 años como un centro multidisciplinario

SOCIALES

Miguel Neto y Gley Salazar celebran dos años de amor

SOCIALES

Carla Fiorillo estrena su línea de biquinis

x
¿Te gustaría recibir el periódico en tu casa u oficina?