PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES EN VIVO FM 103.3
OPINIÓN



| 11/02/2018


Mi biblioteca

Los intelectuales latinoamericanos tenemos una relación perversa con los libros. Crecí al abrigo de una biblioteca familiar nutrida y generosa que contrastaba con la pobreza de la calidad y cantidad de libros que había en algún estante perdido de mi colegio -jesuita pero extrañamente negado a la lectura que solo valoraba el deporte y la química- o en el empolvado y descuidado espacio donde el municipio albergaba algún título. La impronta estaba clara: tenía que hacer mi propia biblioteca, y así fue.

Empecé a estudiar sociología en México a finales de los 80. Mi condición económica no me daba para adquirir los libros que necesitaba, por lo que constantemente acudía a las fotocopias y solo en ocasiones especiales podía comprarme un impreso. Mal que bien, entre materiales que de distintas maneras llegaron a mi departamento -desde herencias hasta regalos- armé una biblioteca personal.

Cuando acabé mis estudios tenía que volver a Bolivia, y todos mis enseres debían entrar en dos maletas. Recuerdo -y mi columna me lo refrenda constantemente- que mi equipaje de mano pesaba como 20 kilos de puros libros, e intentaba cargarlo sin inclinar el cuerpo para que no se notara el peso al transitar los interminables pasillos del aeropuerto (años antes de la era de las rueditas en los maletines).

Ese tipo de episodios los viví en varios de mis traslados, sean migraciones internacionales o cambios de departamento. La pregunta siempre fue qué hacer con mis libros, cómo transportarlos y dónde acomodarlos. Antes de partir a México por segunda vez hace una década, habida cuenta de que me iba con toda mi familia, tuve que seleccionar muy estrictamente qué me podía llevar. Todo lo demás quedó en cajas en un depósito en casa de mi madre. Cada vacación que vuelvo a La Paz, abro con nostalgia la puerta del cuartito donde están apiladas las hojas de hojas que alguna vez leí -y trasladé- y que ahora solo esperan que, algún día, puedan encontrar un estante a la mano. Ya casi ni recuerdo todos los títulos que ahí me esperan.

El caso es que actualmente tengo tres bibliotecas. La primera es la de la bodega paceña. La segunda se ubica en mi casa en el campo, mantiene relativo orden pero la humedad destroza lentamente las hojas. La tercera, más a la mano, me rodea en mi escritorio en la UNAM.

Tener libros -y ser fetichista con ellos como es mi caso- se ha convertido en un karma. Mis bibliotecas no siempre son funcionales, me ha pasado más de una vez que busqué un texto con la certeza de que por ahí estaba sin que aparezca hasta meses después de haberlo necesitado; o peor, comprar un título que ya tenía.

El otro problema es dónde colocarlos y cómo ordenarlos. Un tiempo atrás un colega me llevó a su biblioteca y sufrí una envidia sincera: todos sus volúmenes estaban registrados en su computadora y cada texto acomodado en una construcción ad hoc al fondo de su casa, en dos pisos de madera elegante y un escritorio iluminado. Me presumió -en buena forma-: nos sentamos en su computadora, escribió mi nombre en un programa de computación, me dijo cuántos libros míos tenía y me indicó exactamente dónde estaban. Un sueño.

En mi caso, los libros me comen, intento tenerlos más o menos ordenados pero no siempre lo logro. Mis bibliotecas me sirven en el momento en que estoy trabajando algún tema particular, pero el espacio que ocupan y los kilos que representan -cargados en algún momento de mi vida-, no sé si valen la pena. Y ni les cuento cuando pienso en la utilidad en el futuro de tanto papel, ¿eso les heredaré a mis hijas? Envidio a mis colegas que viven cerca de fabulosas bibliotecas, acostumbrados a traer y llevar textos sin tener que poseerlos, reservando su espacio personal o profesional solo para unos cuantos y muy selectos documentos.

Pero bueno, mal que bien, soy de la generación del papel. Con el mismo angustioso placer con el que como chicharrón pensando en el colesterol, compro libros cada que puedo, voy a mi casa, los abro, los huelo, leo partes, y luego no sé dónde ponerlos. No tengo más que escribir mis tensiones, finalmente para eso están las letras.  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Creer o desconfiar: cómo detectar un perfil falso en las redes sociales
Sin 'tantita pena' defeca en la calle, pero resbala y cae sobre sus heces
Bachelet se lía con el nombre de un sitio web
La Paz anuncia 'bloqueo generalizado' por el 21-F
Trump da un pequeño paso hacia el control de armas tras tiroteo en Florida
Juan Pari dice que un fiscal le pidió dinero para una 'Tacomita'
Brasil otorga cédulas de extranjeros a Soza y a su exguardaespaldas
Caravana del MAS da la vuelta al segundo anillo en apoyo a Evo
Reconstrucción de México tardará más de 5 años
Aparecen 2 nuevos videos de Eurochronos
Un centenar de personas participa del 'Pampazo' por el 21-F
El titular de justicia pide que los jueces no sean unos "tontos útiles"
Fallece la madre del expresidente Carlos Mesa
Gobierno insta a diálogo para solucionar lío en Yungas
CBN cuenta con 58 puntos de canje de chapitas premiadas
Muestran fotos de la escena del crimen de Carla y Jesús
Permiten a extranjeras subcontratar a nacionales hasta un 40% del monto adjudicado
Fujimori será procesado por la matanza en Pativilca
Padres no enviarán a sus hijos a clases el día del paro
Fiscalía procesa denuncia de Pari sobre supuesta extorsión de investigador
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


18/02/2018
Don Gamaliel Churata
18/02/2018
El invierno de Kaspuscinski
18/02/2018
Cortacintas de ocasión
18/02/2018
Las garrafas del terror
18/02/2018
Límites de la propaganda
18/02/2018
Conociéndome, conozco a los demás


EL DEBER
 
Te puede interesar
TENDENCIA

Sin 'tantita pena' defeca en la calle, pero resbala y cae sobre sus heces

BOLIVIA

La Paz anuncia 'bloqueo generalizado' por el 21-F

Las movilizaciones exigen al gobierno del MAS respetar el voto del 21 de frebrero de 2016 cuando ganó el 'No' a la reelección del presidente Evo Morales
Un grupo de padres de familia protestó en las calles de Florida contra la facilidad para acceder a armas en EEUU. Foto: Reuters
MUNDO

Trump da un pequeño paso hacia el control de armas tras tiroteo en Florida

Diez
José Peña, DT de Destroyers, busca variantes para el duelo del domingo frente a la academia paceña. Foto: Club Destroyers
FÚTBOL

DT de Destroyers busca variantes para mejorar

Will Grigg, de Wigan celebra el gol anotado ante el City. El arquero Claudio Bravo y Aymeric Laporte lo sufren. Foto. Reuters
INGLATERRA

Wigan acaba con el sueño del pleno de títulos del City

Miño se viene recuperando de una lesión y está en duda para el duelo ante Oriente. Foto: Internet
FÚTBOL

La ‘U’ esperar por el argentino Federico Miño

Sociales
SOCIALES

Kendra García peleará por la corona del Miss Ámbar Mundial

SOCIALES

Diseñador Gerardo Privat fallece a los 38 años

 Gran ganador del Corso Cruceño: 55.000 bs- Flojonazos
SOCIALES

Ellos son los ganadores del corso 2018