PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN TENDENCIAS ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 11/02/2018


Mi biblioteca

Los intelectuales latinoamericanos tenemos una relación perversa con los libros. Crecí al abrigo de una biblioteca familiar nutrida y generosa que contrastaba con la pobreza de la calidad y cantidad de libros que había en algún estante perdido de mi colegio -jesuita pero extrañamente negado a la lectura que solo valoraba el deporte y la química- o en el empolvado y descuidado espacio donde el municipio albergaba algún título. La impronta estaba clara: tenía que hacer mi propia biblioteca, y así fue.

Empecé a estudiar sociología en México a finales de los 80. Mi condición económica no me daba para adquirir los libros que necesitaba, por lo que constantemente acudía a las fotocopias y solo en ocasiones especiales podía comprarme un impreso. Mal que bien, entre materiales que de distintas maneras llegaron a mi departamento -desde herencias hasta regalos- armé una biblioteca personal.

Cuando acabé mis estudios tenía que volver a Bolivia, y todos mis enseres debían entrar en dos maletas. Recuerdo -y mi columna me lo refrenda constantemente- que mi equipaje de mano pesaba como 20 kilos de puros libros, e intentaba cargarlo sin inclinar el cuerpo para que no se notara el peso al transitar los interminables pasillos del aeropuerto (años antes de la era de las rueditas en los maletines).

Ese tipo de episodios los viví en varios de mis traslados, sean migraciones internacionales o cambios de departamento. La pregunta siempre fue qué hacer con mis libros, cómo transportarlos y dónde acomodarlos. Antes de partir a México por segunda vez hace una década, habida cuenta de que me iba con toda mi familia, tuve que seleccionar muy estrictamente qué me podía llevar. Todo lo demás quedó en cajas en un depósito en casa de mi madre. Cada vacación que vuelvo a La Paz, abro con nostalgia la puerta del cuartito donde están apiladas las hojas de hojas que alguna vez leí -y trasladé- y que ahora solo esperan que, algún día, puedan encontrar un estante a la mano. Ya casi ni recuerdo todos los títulos que ahí me esperan.

El caso es que actualmente tengo tres bibliotecas. La primera es la de la bodega paceña. La segunda se ubica en mi casa en el campo, mantiene relativo orden pero la humedad destroza lentamente las hojas. La tercera, más a la mano, me rodea en mi escritorio en la UNAM.

Tener libros -y ser fetichista con ellos como es mi caso- se ha convertido en un karma. Mis bibliotecas no siempre son funcionales, me ha pasado más de una vez que busqué un texto con la certeza de que por ahí estaba sin que aparezca hasta meses después de haberlo necesitado; o peor, comprar un título que ya tenía.

El otro problema es dónde colocarlos y cómo ordenarlos. Un tiempo atrás un colega me llevó a su biblioteca y sufrí una envidia sincera: todos sus volúmenes estaban registrados en su computadora y cada texto acomodado en una construcción ad hoc al fondo de su casa, en dos pisos de madera elegante y un escritorio iluminado. Me presumió -en buena forma-: nos sentamos en su computadora, escribió mi nombre en un programa de computación, me dijo cuántos libros míos tenía y me indicó exactamente dónde estaban. Un sueño.

En mi caso, los libros me comen, intento tenerlos más o menos ordenados pero no siempre lo logro. Mis bibliotecas me sirven en el momento en que estoy trabajando algún tema particular, pero el espacio que ocupan y los kilos que representan -cargados en algún momento de mi vida-, no sé si valen la pena. Y ni les cuento cuando pienso en la utilidad en el futuro de tanto papel, ¿eso les heredaré a mis hijas? Envidio a mis colegas que viven cerca de fabulosas bibliotecas, acostumbrados a traer y llevar textos sin tener que poseerlos, reservando su espacio personal o profesional solo para unos cuantos y muy selectos documentos.

Pero bueno, mal que bien, soy de la generación del papel. Con el mismo angustioso placer con el que como chicharrón pensando en el colesterol, compro libros cada que puedo, voy a mi casa, los abro, los huelo, leo partes, y luego no sé dónde ponerlos. No tengo más que escribir mis tensiones, finalmente para eso están las letras.  








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
Muere Karl Lagerfeld, el Káiser de la moda, que revolucionó Chanel
Piazza: un condominio para vivir de vacaciones todo el año
En la maternidad Percy Boland solo atienden emergencias por paro
Premios Laureus: ¿cuáles son los deportes que más veces han ganado los "Oscar del deporte" y por qué hay uno que sobresale claramente sobre el resto?
DMAE: la innovadora terapia genética para tratar uno de los tipos más comunes de ceguera
Por qué en México hay 5 millones de casas deshabitadas
Pedro Lemebel: "La palabra ´gay´ es despectiva, no se adapta con lo que es un homosexual pobre en Chile"
Karl Lagarfeld: muere a los 85 años el diseñador que revitalizó Chanel
Policía atribuye el 95% de los accidentes a la vulneración de las normas de tránsito
Por qué el cerebro de las mujeres permanece joven más tiempo que el de los hombres
La magia negra con la que amenazan a las víctimas de tráfico sexual en Nigeria
Los turistas volverán al espacio antes de finales de 2021  
Fiesta sin alcohol: Oruro declarará ley seca durante el Carnaval
Fallece el icónico diseñador de Chanel, Karl Lagerfeld
Un radiotelescopio europeo detecta miles de nuevas galaxias
Castillo vuelve a Oriente y es la esperanza del DT
Auditoría interna de Vías Bolivia detectó 11 "deficiencias" de control interno el 2018 
Donald Trump
Arquero Rubén Cordano: “No somos una máquina”
El 'vice' de Cristina Fernández vuelve a la cárcel
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


19/02/2019
El ‘mesismo’ de Mesa
19/02/2019
La danza del jaguar
19/02/2019
El problema marítimo
19/02/2019
Los mellizos de Nápoles
19/02/2019
La línea de base del despoblamiento
18/02/2019
El agro como solución


EL DEBER
 
Te puede interesar
Los profesionales en salud protestaron en el primer anillo de la capital cruceña.
SANTA CRUZ

En la maternidad Percy Boland solo atienden emergencias por paro

Agentes de la Policía de Tránsito participan en una campaña de concienciación en el segundo anillo de la capital cruceña | Foto: Juan Delgadillo
SEGURIDAD

Policía atribuye el 95% de los accidentes a la vulneración de las normas de tránsito

La Estación Espacial Internacional recibe a los turistas. Foto: NASA
TENDENCIAS

Los turistas volverán al espacio antes de finales de 2021  

Diez
Luis Rubiales, presidente de la Federación Española de Fútbol. Foto: Internet
FÚTBOL

En España quieren una Supercopa con cuatro equipos

Pep conversando durante el entrenamiento. Foto: AFP
CHAMPIONS

Las escasas esperanzas del Schalke contra el City

Aouar del Lyon, Messi del Barza, Salah del Liverpool y Lewandowski del Bayern (de izq. a der.). Foto: Internet
FÚTBOL

Todo lo que debes saber de los dos partidos de la Champions este martes

Sociales
SOCIALES

Alerta hot: Calvin Klein suma un nuevo fichaje

SOCIALES

Muere Karl Lagerfeld, el Káiser de la moda

Organizadoras. Maely de Soriano, Susana Higa, Fabiola de Barbery, Evelín de Torrico y Carmen Vargas
SOCIALES

Los rotarios estuvieron de fiesta por una buena causa