PORTADA SANTA CRUZ BOLIVIA MUNDO ECONOMÍA OPINIÓN EXTRA ESCENAS DIEZ SOCIALES CLASIFICADOS
OPINIÓN



| 13/06/2018


Sin máscaras

Debo agradecer a EL DEBER por publicar esta columna. Escribiré sobre políticas públicas que tienen relación con la distribución y uso de los recursos, con la política y el poder; por ello mismo, un territorio extenso y minado; más aún hoy en día. 

Dicen que las políticas con relación a las personas privadas de libertad es el espejo donde se reflejan las políticas de derechos humanos de un Estado, de ser así, el nuestro muestra sus imperfecciones y vulneraciones.

Hace poco, después de una reyerta sangrienta en Palmasola, las autoridades dijeron que el penal  estaba bajo control; sin embargo, la semana pasada informaron de que se había producido otro episodio con heridos y, de manera especial, con la agresión a un extesorero de la Federación de Fútbol, que hacía de representante de una parte de los detenidos. Verdad o acción encubierta para desviar la atención de otros temas de la agenda pública. Como sea, en base a la experiencia y a los estudios realizados sobre las políticas penitenciarias, se puede afirmar que en Palmasola y en las otras cárceles del país la situación ha cambiado poco o casi nada. 

Como telón de fondo, la causa fundamental de la crisis se encuentra  en un  gigantesco sistema de corrupción que, como lo dijo un ministro de Gobierno hace tres años  -en la inauguración de un frustrado proceso de reforma de las políticas penitenciarias-, las cárceles son una fábrica de la corrupción donde participan los grupos de poder delincuenciales, los policías, los jueces y fiscales. Efectivamente, el delegar el control a los grupos de poder y recibir por parte de autoridades policías y civiles pagos por ello, es parte de esa cadena ilícita. Acciones de sangre y muertes, como las producidas en Palmasola, solamente cambian temporalmente a los cabecillas que manejan las cárceles, mientras se reacomodan las relaciones ilícitas entre los detenidos y el poder.  

Hace dos días un ministro de Justicia supuestamente hizo noticia al anunciar que un privado de libertad, José Alonzo, permaneció por más de siete años en el penal de Palmasola, cuando su sentencia  por robo era de tres años  y terminó señalando que no se puede permitir que los privados de libertad que ya cumplieron con su sentencia permanezcan dentro de las cárceles. ¡Obvio! (pero bueno, algo es algo). Es el caso de cerca de 9.600 detenidos preventivos en todo el país, el 70% de la población carcelaria (datos oficiales de la DGRP). Muchos de ellos detenidos más de un año por robar un celular o mujeres con bebés acusadas de portar sobres de marihuana. El 2016, la Defensoría del Pueblo, en la gestión de Rolando Villena, realizó una investigación: presos sin sentencia, donde se señala que un grueso de los detenidos preventivos estaría privado de su libertad por más de tres años, lo que vulnera la normativa 133 del Código de Procedimiento Penal, que de manera expresa señala que “un proceso tendrá  una duración máxima de tres años”. 

Entre las causas de la detención se encuentran que los detenidos no pueden conseguir documentos para desvirtuar los riesgos procesales, como acreditación del domicilio, generalmente los pobres que alquilan uno o dos cuartos no firman contratos, no tienen facturas de luz, en su mayoría cuentan con trabajos formales, por lo que no tienen certificado de trabajo, ni siquiera de nacimiento de sus hijos. Un segundo aspecto es que estos detenidos no tienen abogados para su defensa, pues hay un número ínfimo de defensores frente a la alta demanda de servicios; en Palmasola no hay más de 15 defensores públicos para una población de 5.000 detenidos. Finalmente está la visión punitiva que domina en los operadores de justicia. El manto de la corrupción lo cubre  todo, peor aun cuando desde el Ejecutivo se envía señales del extraordinario ensanche de la apropiación ilícita de lo público, lo que ha hecho desbordar este cáncer en  todas las instituciones.

Al final del día estamos frente a un gigante hueco negro de la corrupción que requiere una regeneración moral de los políticos y en consecuencia de las instituciones.








e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
La politización del caso Quiborax
Amdecruz y la Gobernación: diálogo en punto muerto
El Bulo Bulo
De la ortodoxia al despilfarro
Compañeros de ruta
El mito de las cavernas, en Rusia
... Cara a cara
Crónicas
De carne y hueso
Ambulantes amenazan con volver al mercado Los Pozos
Intensifican control de embutidos en la previa a las fiestas de San Juan
Romero niega acusación y abogado de ‘Oti’ declara hoy
Condenan a 28 años a sujeto que violó a una menor en Beni
Fugan siete reos de cárcel de Riberalta y recapturan a dos
Concluyen las obras en la Casa Grande del Pueblo; Esperan entrega
Revilla apoya elección de candidatos mediante primarias en partidos
El valor de las exportaciones crece un 21% en cuatro meses de 2018
Porongo se adorna para recibir a más de 40.000 visitantes en su fiesta
Munícipes demócratas presentarán proyectos para recibir regalías
Frigorífico guaraní BFC irrumpe en San Ignacio e invierte $us 3 millones
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


22/06/2018
De la ortodoxia al despilfarro
22/06/2018
El mito de las cavernas, en Rusia
22/06/2018
Compañeros de ruta
22/06/2018
De carne y hueso
22/06/2018
El Bulo Bulo
21/06/2018
Primarias, ¿para qué sirven?


EL DEBER
 
Te puede interesar

Crónicas

Las argumentaciones de El portavoz fueron modernizadas por Barbery en 2015
CULTURA

El portavoz vuelve a traer el dolor de las adicciones

ECONOMÍA

El valor de las exportaciones crece un 21% en cuatro meses de 2018

Diez
El argentino Paulo Rosales tiene posibilidades de quedarse. Su continuidad depende del entrenador Llop
DIEZ

Rosales tiene chance

DIEZ

En Blooming esperan cobrar antes de empezar

DIEZ

Huevos estrellados

Sociales
Foto: Marco Velasco
SOCIALES

9 datos interesantes del Miss Bolivia 2018

Foto: Internet
SOCIALES

¿Boda? La novia de Cristiano Ronaldo presume anillo

2. Encantadas. Las 24 candidatas visitaron al alcalde Percy Fernández
SOCIALES

Miss Bolivia entra en su fase final