OPINIÓN



OPINIÓN | 13/01/2018


Volver al futuro

Asistí a la marcha de las promociones y lo que vi en las caras de miles de personas me dio la sensación de que la prepotencia y desaciertos del poder nos volvieron al 2008, pleno, presente, activo.

Está claro que la gente volvió a las calles llena de coraje, decisión y queda claro que se acabó esa sensación de culpa por lo ocurrido en ese lejano septiembre de 2008 (con la toma de instituciones encabezada por infiltrados en la UJC que luego se los vio muy campantes en el MAS) y por el miedo/temor por la masacre en el Hotel Las Américas, por la impune acción extorsiva y amedrentadora del exfiscal Soza, ahora refugiado en Brasil, aparentemente impune por los crímenes cometidos en este país, que reconoció lo que denunciamos en su momento, cuando aseguramos que el poder trajo a Rózsa y que este se movió a sus anchas en el país, hasta que decidieron matarlo.

La marcha de las expromociones no solo mostró una multitud que protestaba, sino que festejaba haber roto con los miedos colectivos, dispuesta a estar en las calles para expresar sus pareceres en cuanto a lo político.

Esto no se hizo de la noche a la mañana, aunque es nuevo, ‘tierningo’, como decimos los cambas. Los muchachos de las plataformas vienen trabajando desde 2016 con el No al cambio de la Constitución para permitirle a Morales ser candidato nuevamente, pero tiene su ‘reviente’ en la decisión del saliente Tribunal Constitucional Plurinacional que declaró “la inaplicabilidad de la Constitución Política del Estado” y dictaminó la habilitación de Morales para la candidatura 2019.

La reacción de jóvenes activistas contra el fallo derivó en una movilización permanente al grito de "Bolivia dijo No”, “Santa Cruz de pie". Hubo un par de excesos, es evidente, en la protesta frente al Tribunal Electoral y la Brigada Parlamentaria, pero eso se corrigió en las diferentes acciones y en un mes. Desde fines de noviembre, la sociedad civil no militante en partidos políticos fue recuperando el brío; el pasivo Comité pro Santa Cruz tuvo que correr detrás de los jóvenes y la población (las señoras de Kuña Mbarete generaron un movimiento de activistas que tal vez ya pase el medio millón, primero a través de las redes sociales y en las calles después), bajo el riesgo de quedar desplazado. Y ahí va, el tiempo dirá qué pasa por ahí.

Lo que interesa es que la calle cruceña hierve de nuevo, está en ebullición, las miles de personas se ‘empoderaron’, saben su valor como individuos y como colectivo y esa gente ya no dejará de involucrarse. “Salimos a las calles antes de que ellos entren a nuestras casas”, decía uno de los carteles en la marcha de las expromociones y esa marea humana merece respeto y, no la agresión desubicada y soberbia. Pero, claro, el poder está desconcertado y no atina a otra cosa que a la agresión, a ver si genera violencia para justificar la represión, por lo que no debe ser pasada por alto.

Claro, si nunca fuiste carnavalero, si no estuviste en las calles en las precas, si no sabés lo que se siente estar en nuestro desordenado corso, si los tres días de jolgorio no te dejan anécdotas para recordar toda tu vida; si tus compañeros de colegio no son tus amigos de toda la vida aunque no los veás seguido; si nunca creíste en la democracia plena pluralista y solo la consideraste como un medio para alcanzar el poder y perpetuarte en él, lo más probable es que sintás el golpe de lo que está pasando en el país y te atrevás a insultar a la gente que sabe muy claramente qué es el Carnaval, pero que también sabe de democracia, que conoce la Constitución y está dispuesta a agruparse para defender en las calles su voto, la vigencia de la Carta Magna y repudiar el intento prorroguista del poder.

Cierro convencido del retorno del 2008, con el gesto de Leonardo Martínez que le pidió al presidente y al vicepresidente que respeten el voto del 21-F, ¿cómo no creer que volvimos al 2008, que se acabaron los sentimientos de culpa y el miedo, que estamos de pie? ¡Volvamos al futuro: una mejor democracia es posible!



En esta nota





e-planning ad
e-planning ad
OTRAS PUBLICACIONES DEl AUTOR
¿‘Él’ o el código?
Volver al futuro
¿Constitución abierta, Código cerrado?
Como dice él: “Con mentira, mentira”
Deseo del pueblo (¿para goce personal?)
Herida de muerte
Falta de memoria o desconocimiento de todo
Falta de memoria o desconocimiento de todo
¿Se va la especial? ¡Traé un Ron! (con papas)
Y ahora... ¡fundamentalista!
A volver por los fueros
¿Fuera del camino?
¿Fuera del camino?
La ‘casa de Melchor’
Asustar – espiar … ¿el verbo de moda?
Todo por él
¿Constitución abierta?
¿Sabés qué?
Se transmite mal, no se interpreta mal
El que se quema con leche...
e-planning ad
En Facebook
e-planning ad
e-planning ad


23/01/2018
Las autonomías, ahora sí con el desarrollo
23/01/2018
Ciudadanía plena: una asignatura pendiente
23/01/2018
A 12 años, decadencia y autoritarismo
22/01/2018
Transnacionaldel delito
22/01/2018
Aquí y allá
22/01/2018
Los odiadores privados


EL DEBER
 
Te puede interesar
El ministro Arce se reunió este martes con familiares de la familia de Carla y Jesús
BOLIVIA

Gobierno pide la pena máxima para los asesinos de Jesús y Carla

La nueva Ley de Inmigración de Brasil, que comenzó a regir el año pasado
EN 2017

Brasil expulsó a 375 extranjeros, en su mayoría bolivianos 

Los dos estudiantes fallecidos, ambos de 15 años, murieron por heridas de bala
EEUU

Dos muertos en tiroteo en escuela de Kentucky

Diez
Lass fue presentado como nuevo refuerzo del PSG. Foto: Internet
FRANCIA

Lass Diarra es el nuevo refuerzo del PSG

Vaca espera recibir la confianza de su entrenador, Campos. Foto: Club Blooming
BLOOMING

Vaca recupera el protagonismo

Así quedó el cráneo del futbolista inglés Ryan Mason tras el choque con Gary Cahill. Foto: Internet
FÚTBOL

Impactante cicatriz por fractura de cráneo

Sociales
La forma del agua casi empata con Titanic. Es dirigida por el mexicano Guillermo del Toro
ESCENAS

La forma del agua, favorita a los Óscar con 13 nominaciones

SOCIALES

Conocé a la reina del Carnaval chapaco 2018

SOCIALES

Angélica Mérida, dedicada a sus hijos tras su divorcio