PARA ELLAS

Hermanas en la cocina


La familia desde la cocina. Este hermoso libro es un compendio de recetas y anécdotas de la familia Ruíz Parada recopiladas desde los años 30 del siglo pasado

Desde la izquierda, las recopiladoras del singular recetario: María Lourdes (Lutty), Carmen Beatriz (Negrita), Silvia Rosario (Charito), Teresita, Gloria Hortencia (Chachita) y Bertha Gabriela (Chichina +) Ruíz Parada, en un día familiar en Santa Cruz, enero de 2013.
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/01/2018

“Nos criamos los tuyos, los míos y los nuestros; juntos y revueltos, en un tumulto permanente y en una casa abierta al barullo y a los vientos…”, anotó la licenciada en Comunicación Carmen Beatriz Ruíz Parada, Negrita, en uno de sus párrafos la presentación del libro: Hermanas en la cocina. 

Las recetas y relatos de familia, elaborados por las 6 hermanas Ruíz Parada, sus cuñadas y sobrinas integrantes de esa familia cruceña extendida desde y hacia las provincias del departamento de Santa Cruz y hacia otras ciudades del país, fue producido por la Editorial 3600, en La Paz. 

Comer y compartir, la familia desde la cocina
Efectivamente, a través de las páginas de este recetario peculiar se entremezclan, como en la vida misma, anécdotas y platos de diverso tipo. 
El libro tiene una estructura de diez capítulos, desde entremeses hasta postres, incluyendo incluso una sección de platos vegetarianos. Cada receta tiene su propia historia y los lectores encontrarán sugerencias que remiten a antiguas y tradicionales sazones del oriente del país tanto como platillos de la bien llamada vanguardia culinaria, propuestos sobre todo por los más jóvenes integrantes del clan. 

Junto con las recetas se entremezclan también historias familiares, generaciones y estampas de la vida de una familia-clan en distintas épocas de la vieja y la actual Santa Cruz de la Sierra.

“Este libro es un homenaje a Bertha Gabriela Ruiz Parada (Chichina), nuestra amada hermana, cuñada, madre, tía y abuela. Hace algunos años, con ella comenzamos a pensar en armar unas páginas que trenzaran comidas y vidas. Ella fue, como siempre, una militante entusiasta de esta y de otras ideas con las que aliñamos nuestras relaciones de complicidad, hermandad y amistad a lo largo de varias décadas”, destacó en su relato tía Negrita, muy querida de las sobrinas Martha Ruíz, Elisa Menacho y Daniela Velasco.

De hecho, sigue contando Negrita, “la familia que iniciaron Rómulo y Hortencia comenzó con tres hijos, a los que se sumaron siete más y sus respectivos consortes, 34 sobrinos y, hasta el momento, 42 nietos (la mayoría con parejas) y cuatro bisnietos. Todos nos criamos juntos y en unión compartimos la historia y la cultura familiar. Y, como la comida tiene un lugar de privilegio, este libro es un regalo que nos hacemos para recordar viejos y nuevos tiempos”.

Besitos 
Teresita Ruíz Parada

“Dentro de los recuerdos agradables de nuestra niñez en Santa Cruz están las tardes en que Chichina, a quien en broma llamábamos la hermana “Cocoroco” (por su carácter impetuoso), se metía a la cocina y hacía masitas o postres para acompañar el “café de siesta”, que debía ser nutrido en oferta como nutrida era la concurrencia, teniendo en cuenta que éramos una prole de 10 a la cual se sumaban pensionados, parentela y visitas”.

Ingredientes
(Salen 50 besitos)
Para la masa: 2 tazas de harina, 1 huevo, ½ taza de leche, 1 cucharada de aceite o mantequilla,1 cucharilla de polvo de hornear, 1 cucharada de azúcar, 1 pizca de sal, aceite para freír.
Para el almíbar: 1 taza de azúcar, 1 taza de agua, 1 palito de canela, 2 cucharadas de coco rallado (opcional).

Preparación 
Mezclar todos los ingredientes y formar una masa suave pero firme. Hacer bolitas pequeñas. Freírlas y poner en un bol.
Aparte, hacer almíbar punto bolita dura. El almíbar se echa poco a poco a las bolitas de masa batiendo con paleta de madera hasta que se solidifique y las bolitas queden cubiertas (como confite). Cuidar de no partir los besitos. Dejar enfriar y servir ¡son un bocado delicioso!


Sucumbé
Gloria Hortencia Ruiz Parada (Chachita)

“A mi padre, don Romulito, le encantaba esta bebida tradicional en Santa Cruz, sobre todo en las frías noches de los surazos. Cuando mi hermana Chichina, que vivía en La Paz, llegaba de visita, dedicaba casi todo su tiempo a engreír a papá, por algo siempre dijimos, sin recelo, que era su hija favorita, y precisamente una de sus visitas cayó en medio de un tremendo surazo y ella le ofreció a papá preparar sucumbé”.

Ingredientes
6 tazas de leche, 2 huevos, 1 ramita de canela, azúcar al gusto, Singani al gusto.

Preparación 
Poner a hervir la leche con la canela y el azúcar. Batir las claras a punto nieve y agregar las yemas. Quitar la leche del fuego y, ayudándose con un molinillo, mezclar con el preparado de huevos y el singani. Servir caliente, acompañado de bizcochuelos.


Arroz con pato
Carmen Beatriz Ruiz Parada (Negrita)

Puesto que el majadito de pato es uno de los platos preferidos en la “tribu Ruiz”, no es de extrañar que también nos guste esta forma peruana de preparar algo parecido, aunque con la propia y espectacular sazón de la cocina peruana. Patricia Cottle, una querida amiga peruana, a quien le decimos “la Pato” me enseñó a preparar esta receta abundante en condimentos y muy perfumada con el cilantro.

Ingredientes
(para ocho personas):
12 presas de pato, o más, según el número de comensales, 3 tazas de arroz de grano largo, 6 cucharadas de aceite, 1 taza de cebolla picada, 1 taza de ají amarillo molido, 5 tazas de caldo en el que coció el  pato, 1 taza de cerveza rubia o negra, 1 taza de cilantro licuado, 1 taza de arvejas cocidas, 2 ajíes amarillos enteros, sal, pimienta, comino y ajo al gusto.

Preparación 
Cocer el pato con ají y otros condimentos. Guardar el caldo.
Desmenuzar grande las presas de pato o, si quiere, guardarlas enteras para servirlas con el arroz y desmenuzar solo la
pechuga. En una olla grande, verter el aceite y dorar a fuego lento la cebolla, ajo, ají amarillo molido, sal, pimienta y comino hasta formar una crema. Echar el arroz y cocinar un minuto antes de agregar el caldo, la cerveza y el cilantro. Bajar el fuego a mínimo, colocar dos ajíes amarillos enteros y cocinar hasta que el arroz esté a punto. Servir en una fuente con las piernas de pato confiadas y las pechugas laminadas, arvejas, hojas de cilantro, pimentón soasado en tiras y los ajíes amarillos sin pepas ni venas. Acompañar con una salsa criolla picante.


Yemitas
María Lourdes Ruiz Parada (Lutty)

Mis hermanas me toman el pelo porque dicen que siempre estoy dispuesta a entrar a la cocina y hacer rápidamente algún queque, galletas o cualquier pastel dulce... porque soy muy golosa. Efectivamente, así es. Y aunque ellas se rían, son las primeras en disfrutar de mis afanes.

Ingredientes
(salen 24 yemitas):
10 yemas, 2 cucharadas de azúcar molida, 1 cucharada de singani, 1 cucharada de mantequilla derretida (no caliente), 2 tazas de harina.

Preparación 
Batir muy bien las yemas, agregar azúcar y seguir batiendo, añadir el singani y la mantequilla, la harina y amasar mucho (no hay que agregar
harina) se hace un chorizo delgado y se cortan cuadraditos. Bañar con glasé.
Glasé: 1 taza de azúcar molida, 1 clara de huevo, 1 cucharilla de jugo de limón. Batir la clara de huevo a punto de nieve, agregar poco a poco el azúcar y el jugo de limón, si se quiere un poco más líquido se le añade una cucharilla de agua.


Bocadillos de choclo
Gabriela Ruiz Parada
(Chichina)

“Los bocadillos de choclo eran una de las especialidades de Chichina. Le salían siempre bien y eran el centro de alabanza de su yerno Ramiro Soriano. La verdad es que a todos en la familia nos encantan las comidas con choclo, que acompañan y quedan bien con cualquier combinación de sabor. Por otra parte, estos bocadillos pueden consumirse tanto a media tarde, con una taza de café y como aperitivo o acompañamiento de platos fuertes”.

Ingredientes
(salen 15 bocadillos):
1 taza de choclo desgranado. Si está congelado echarle agua caliente y licuarlo muy fino, ¼ taza de leche o un poco más, 1 taza de harina, 1 cucharada de azúcar, ½ taza de anís molido, ¼ cucharilla de canela, ½ cucharilla de sal, ½ cucharilla de jugo de limón o de vinagre para que la masa no absorba mucho aceite. Queso San Javier, collana o menonita, cortado del tamaño de 1 cuchara y planitos (como de medio centímetro).

Preparación 
Mezclar en la licuadora el choclo, la leche y el agua hasta lograr una masa cremosa, que se deslice como puré. Poner luego el anís, mejor molido. Poner en una cuchara un poco de la masa y quesito al medio. Freír. Pueden tener un tamaño aproximado de ocho centímetros.


Jarabe de tamarindo
Silvia Rosario Ruiz Parada (Charito)

Nada más agradable en los calores orientales que un refrescante vaso de refresco de tamarindo. Frente a nuestra casa de la calle Aroma había un enorme árbol de tamarindo que, aparte de brindar su sombra generosa, dejaba caer permanentemente vainas de su fruto ácido y perfumado. Como ocurría en los barrios de nuestra niñez, aunque el árbol estuviera en la casa del vecino, nosotras cosechábamos sus frutos y, sin mayor problema, corríamos a casa a preparar el refresco.

Ingredientes
(para un litro):
½ kilo de tamarindo, 1 kilo de azúcar, 3 tazas de agua

Preparación 
Remojar el tamarindo en el agua hasta que la pulpa esté blanda y sea fácil desprenderla de las semillas. Quitar las semillas y licuar la pulpa. Poner en una olla la pasta licuada y el azúcar. Dejar hervir hasta que espese. Con este jarabe, agua y hielo se puede ir haciendo, en las cantidades que se quiera, un refresco natural y delicioso.



 




En esta nota