SEGURIDAD

Procesan a dos exjefes nacionales y caen policías por extorsión y abuso


Los excomandantes Salazar y De la Barra son indagados por irregularidades en las órdenes de destino en sus gestiones. En Yapacaní, un policía es denunciado de extorsionar y otro de abusar de una menor


Tres de los cuatro policías fueron trasladados a la Fiscalía de Santa Cruz. Solo uno fue imputado. Foto: Rolando Villegas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

11/04/2019

Un día después del ‘sacudón’ en la Policía a causa de los continuos hechos de corrupción que derivaron en el cambio del comandante nacional y mientras el ministro de Gobierno, Carlos Romero, se dirigía al nuevo Alto Mando Policial con la advertencia: “no queremos saber de cobros por destino”, ayer se conoció que los ex comandantes nacionales Rino Salazar y Abel de la Barra serán llevados a juicio disciplinario por la Fiscalía policial por presuntas irregularidades en las designaciones y órdenes de destino de los subalternos.

Y mientras en La Paz, Romero instaba al nuevo comandante nacional, Vladimir Yuri Calderón y a su Alto Mando Policial a defender a la institución de los “malos elementos que pisotean el uniforme”, al mismo tiempo, en el municipio de Yapacaní, al norte de la capital cruceña, salía a flote un nuevo escándalo en que tres policías eran sindicados de extorsionar a ciudadanos a cambio de la liberación de dos muchachas de 16 y 17 años, y otro fue imputado por abuso sexual, pues había ‘manoseado’ a las menores de edad.

Salazar y De la Barra, a juicio hoy



Rino Salazar, que fungió como comandante la segunda mitad de la gestión 2016, y Abel De la Barra, que comandó a la Policía en la gestión 2017, fueron acusados por la Fiscalía Policial y serán llevados a juicio disciplinario por presuntas irregularidades en designaciones y órdenes de destino.

Los exjefes policiales son acusados por transgredir varias normas de la Ley 101 (Ley del Régimen Disciplinario de la Policía Boliviana): Declarar o mantener en comisión de servicio o destinar al personal policial omitiendo el cumplimiento de las normas vigentes. Ordenar o inducir la ejecución de actos que constituyan faltas, para beneficio personal o de terceros. Dictar resoluciones contrarias a la Ley Orgánica y a la presente Ley 101.

“El Tribunal Disciplinario Departamental de La Paz, en mérito al requerimiento de la Fiscalía Departamental Policial del Beni y en sujeción al artículo 74 de la Ley 101, dicta auto de inicio de procesamiento contra los señores general René Rino Salazar Ballesteros, general Abel Galo de la Barra Cáceres, general René Martín Rojas”, refiere la acusación policial citada por ANF. También serán procesados los coroneles Julio César A., Ramiro P. V. y Lázaro R. por encubrir las faltas graves. El Tribunal Disciplinario programó el inicio del proceso para hoy a las15:00 horas.

Yapacaní: abuso y extorsión



De los cuatro policías que fueron aprehendidos ayer en Yapacaní, el cabo Wilson B.S.Q. será sometido a un proceso penal por extorsión y concusión, mientras que el sargento Eddy T., fue imputado por abuso sexual.

El hecho se originó luego de que las menores, de 16 y 17 años, fueron arrestadas la noche del lunes en un local público de expendio de bebidas alcohólicas junto con un joven de 20 años. Los tres fueron llevados a las celdas de la Felcc de Yapacaní y, según la denuncia de la representante de Derechos Humanos, Cinthia Castellón, las menores estuvieron arrestadas por más de 20 horas y no se registró su ingreso a celdas, mientras que el muchacho fue liberado para que consiga dinero ($us 4.000) a cambio de liberar a sus amigas.

Cuando Castellón junto a los afectados denunciaron el hecho ante el comandante de Yapacaní, Johnny Alarcón y, cuando estaban con él, recibieron una llamada de los uniformados pidiéndoles que se apresure a llevar el dinero. En el audio se escucha que un policía pregunta: “¿Cuánto conseguiste?”, y a la repuesta de que habían logrado reunir Bs 3.000, le respondió “ya, no importa, pero vente volando”.

Al tener el celular con altavoz, Alarcón escuchó la extorsión y se dirigió con los denunciantes a la Felcc, donde pidió a los afectados marcar al teléfono del que recibieron la llamada para corroborar que estaba en poder de los policías.

Una vez en el lugar, según Castellón, las menores indicaron que fueron manoseadas por uno de los policías, lo que se constituye en el delito de abuso sexual, además de que fueron obligadas a lavar ropa.



El policía Eddy T. fue llevado hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) de Montero, donde guardó silencio ante el fiscal Lucio Hinojosa. Ayer por la tarde, la jueza María Luisa Saavedra, determinó su detención en Palmasola.

Sus tres camaradas fueron trasladados hasta la Fiscalía de la capital, donde también se acogieron a su derecho al silencio. El fiscal Edil Robles explicó que solo Wilson B.S.Q. fue imputado por los delitos de intento de extorsión, concución e incumplimiento de deberes. Contra los otros dos uniformados, no se hallaron indicios.



 




En esta nota