SANTA CRUZ

Pese a incendios, ganaderos piden a Evo no derogar la norma que permite chaqueos


Ambientalistas critican la Ley 741 y el DS 3973 al considerar que son la ‘puerta legal’ para desmontes y chaqueos. Según la Gobernación, varios incendios fueron controlados. Los focos de quema bajaron a 35


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/08/2019

Durante el acto por la exportación de carne bovina a China, el capítulo de los incendios en la Chiquitania fue un tema que los ganaderos no pudieron eludir y que se puso en primer plano al pedir a Evo Morales, presidente del país, no derogar las normas vigentes.

Fue Óscar Ciro Pereyra, presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), el que sostuvo que el sector ya conoce de estos tipos de problemas por lo que con seguridad podrá levantarse y seguir avanzado.

El dirigente ganadero hizo notar que la actividad pecuaria de Santa Cruz respeta el Plan de Uso de Suelo (PLUS), que es la Ley 2553, la que determina, de acuerdo con las características de la tierra, qué tipo de actividad productiva se realizará.



Pereyra criticó a aquellos sectores que buscan responsabilizar a los productores por los incendios y subrayó que no van a permitir ser usados políticamente por ningún sector.

Sobre las normas actualmente vigentes observadas por los ambientalistas, que las consideran como la ‘puerta legal’ para los desmontes y las quemas, Pereyra sostuvo que se las debe mantener.

“Presidente, las normas cuestionadas están bien pensadas y bien elaboradas resguardando la sostenibilidad del medioambiente y el desarrollo productivo del país; no deben derogarse. No matemos a la gallina de los huevos de oro”, expresó el ganadero, que reiteró que todo el desarrollo agropecuario del país tiene un marco normativo general y cuenta con una reglamentación específica que permite llevar adelante la actividad en áreas autorizadas.

Al respecto, Javier Landívar, gerente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), precisó que la norma a la que se refieren es al Decreto Supremo 3973, de julio de 2019, y que aún no se encuentra reglamentado.



Landívar hizo notar que el decreto sanciona al que origina el incendio y que la multa no es por las cantidades de hectáreas quemadas, sino por la totalidad de la superficie del predio que tiene el infractor.

Sobre la pausa ambiental, Landívar precisó que ésta no toca al sector y que el mismo ya está afectado con la pérdida de las pasturas. “Se debe comprender que los ganaderos no quemamos, no es nuestro sistema de producción. Sería lo mismo que quemar nuestra alacena”, dijo Landívar.

Cabe recordar que el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, aseguró que el país utiliza mínimamente su vocación agro productiva y que no es necesario retroceder en las posibilidades de desarrollo.

Rodríguez detalló que hay estudios que dan cuenta que Bolivia usa mínimamente su vocación agro productiva, tanto en lo que es ganadería como lo que compete a la agricultura.

“Si hacemos las cosas bien no tenemos por qué retroceder en las posibilidades de desarrollo, el área de producción agrícola, de producción ganadera, puede crecer de una forma planificada con las responsabilidades bien ejecutadas desde el sector público, pero también desde el sector privado”, manifestó.



Para Rodríguez el país tiene buenas posibilidades de crecimiento en el sector agrícola y aclaró que cuando se habla de desmonte no se refieren a afectar bosques, más bien se refiere a la utilización de “barbechos”, e insistió en que no se tiene que retroceder en las posibilidades de desarrollo de Bolivia, porque la producción agrícola y ganadera puede crecer de forma planificada asumiendo responsabilidades desde el sector público y privado.

Un interés sectorial

Sobre la defensa del sector ganadero de las normas vigentes (Ley 741 y el DS 3973), Leonardo Tamburini, investigador y activista medioambiental, indicó que, “es un acto de absoluta insensibilidad, una falta total de conciencia social y ambiental de la situación calamitosa que está viviendo la región”.

El activista lamentó la postura de los ganaderos, pues solo privilegia el interés sectorial y no toma en cuenta el sufrimiento del pueblo y de los demás seres vivos que habitan el oriente boliviano y que están todos bajo asedio del fuego.

Tamburini detalló que estas normas benefician a los grandes productores para la habilitación de la ganadería a gran escala, sin tomar en cuenta lo que se proyecta hacia adelante.

“Estamos hablando de varios otros millones de hectáreas que se van a deforestar para el establecimiento de esta actividad que es totalmente incompatible –por lo menos en estos términos y así planteada- con el tipo de suelo y de bosque que tenemos en la región”, dijo Tamburini.

Respecto al discurso de la seguridad alimentaria, para el analista el país sigue siendo el segundo más pobre de América Latina y que las necesidades para cubrir a la gente que está por debajo de la línea de pobreza no han sido resueltas. Hizo notar que los bosques se habilitan para establecer cultivos o ganadería que no vienen a resolver ninguna seguridad alimentaria, sino que se destinan netamente para la exportación.

“Lo que se vaya a criar o cultivar ahí no se consume en el país, que es básicamente carne, soya y otros commodities que cotizan en el mercado internacional (solo un 10 o 20% son destinados a la alimentación aquí)”, concluyó Tamburini.

Un instante de tensión

En el momento en el que Pereyra daba la bienvenida y destacaba las exportaciones de carne bovina, de forma abrupta, un grupo de activistas (de mujeres creando) comenzó a gritar que “mientras la Chiquitania se incendia (ustedes) hablan de exportar carne”.

El presidente Morales, que estaba en el acto, cambió de semblante mientras miraba y escuchaba los gritos de las mujeres que reclamaban una mayor conciencia por el medioambiente, muy golpeado en las últimas semanas a causa de los incendios forestales que se han dado en Santa Cruz.

Pereyra hizo como si nada pasará y continuó con su participación hablando más fuerte con la idea de que los parlantes tapen los reclamos de las ambientalistas.

Tras varios minutos de protesta, la Policía procedió a retirar por la fuerza a las activistas que fuera del recinto, continuaron con su protesta dejando momentos de tensión en las instalaciones del sector ganadero de Santa Cruz.

Datos oficiales indican que los incendios forestales y las quemas, hasta el momento, han arrasado con más de un millón de hectáreas de pastizales y de bosques en el departamento de Santa Cruz.



 




En esta nota