SANTA CRUZ

Pugna interna entre los maestros jubilados pone en riesgo la elección


Se prevé que la elección interna de esa federación se realice el 6 de mayo. Ayer hubo protestas

Un sector de maestros jubilados de Santa Cruz rechaza la asamblea
Leer el artículo Pausar Lectura

Hace 3 días

Pugnas internas entre dos bloques de maestros jubilados de Santa Cruz pone en riesgo la elección para renovar la dirigencia de ese sector, que está programa para el 6 de mayo.

Ayer un grupo de profesoras, al mando de las maestras Nelfi Aguilera y Adriana Rosado, realizaron una protesta en las instalaciones de la Federación de Maestros Jubilados en rechazo a la convocatoria a la asamblea realizada por la actual ejecutiva, Mirtha Peredo, en procura de aprobar el estatuto de esa entidad. 

Algunas maestras que fueron impedidas de participar en la asamblea se dieron modos para cruzar la reja e ingresar al auditorio, donde se llevaba a cabo la asamblea a puertas cerradas.  Desde ahí empezaron a gritar “fraude”, “fraude”, “no al congreso sin convocatoria” y “no al dedazo”. Estas maestras  portaban carteles donde expresaban su rechazo a la asamblea.

Según la profesora Adriana Rosado, ella pretendía conformar una plancha para pugnar por la dirección de la federación; sin embargo, no pudo registrarse debido a las observaciones que hizo el comité electoral. “Nos están coartando el derecho a participar de la elección porque rechazamos que otro grupo pretenda adueñarse de la federación”, dijo Rosado y explicó que por la mañana tampoco dejaron ingresar a representantes de la Asamblea de Derechos Humanos que llegó para observar la cita. EL DEBER no pudo tener la versión de la profesora Peredo.

En la jornada

Resguardo policial
El arribo de dos policías a inmediaciones de la Federación de Maestros Jubilados inquietó a las profesoras que protestaban contra la asamblea. 

De tercera edad
Algunas maestras jubiladas se dieron modos para pasar sobre la reja que les impedía el ingreso al salón donde se realizaba la asamblea. Las mujeres de la tercera edad se subieron a unas sillas pasar al otro lado.



 




En esta nota