SANTA CRUZ

Ven mala praxis y fallas en atención al bebé que murió quemado


El alcalde de Warnes llamó ‘asesinos’ a los médicos que permitieron pérdida de una vida. El neonato fue enterrado ayer, tras una autopsia. Una médica y una enfermera prestaron sus declaraciones informativas


El pequeño féretro llegó ayer a la comunidad Guajojó, donde fue enterrado a las 16:00
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/01/2019

La muerte de un bebé prematuro con quemaduras de tercer grado en el cuerpo, presuntamente causadas por una estufa, ha conmocionado a la ciudadanía, mientras que las instancias de ley han iniciado las indagaciones del caso para determinar responsabilidades. El secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, confirmó que el Servicio Departamental de Salud (Sedes) inició una auditoría médica del caso y que los informes iniciales dan cuenta de indicios de mala praxis e incumplimiento en los protocolos de atención.

A esto se suma la indignación del alcalde de Warnes, Mario Cronenbold, que llamó ‘asesinos’ al personal de salud que permitió que se pierda una vida, pues aparentemente funcionan bien las incubadoras del Centro Integral Familiar Nuestra Señora del Rosario, el cual dijo que no es un hospital, pues así lo ha designado el Sedes. A ello se suma la existencia de una ambulancia especial para neonatos, incluida una incubadora, y que pese a ello se dio este hecho al cual calificó de negligencia médica.

Los hechos



Según la denuncia de los familiares, la madre, una adolescente de 15 años, dio a luz este miércoles en dicho centro, ubicado en Warnes. El bebé nació prematuro, por ello requería de una incubadora y el personal procedió a colocarlo cerca de una estufa y no lo supervisó, quedando con quemaduras de tercer grado especialmente en los brazos.

Después de ser derivado a la capital y de algunos intentos por encontrar espacio en el hospital Japonés, el pequeño fue recibido en el hospital de niños Mario Ortiz, donde falleció la madrugada del jueves. “Se improvisó, como ellos mismos declararon en un principio, y se improvisó mal, sin cumplir protocolos. Ese niño necesitó atención aunque el centro de salud estuviera saturado. No hay dudas que hubo mala praxis al improvisar una incubadora; el neonato se quema y llega al hospital (de Niños) donde fallece”, manifestó Urenda, al adelantar que la normativa establece un plazo de 21 días, para que el Sedes tenga resultados de la auditoría médica, la cual determinará qué fue lo que ocurrió y el grado de participación y responsabilidad de los implicados.

Urenda detalló que en las indagaciones iniciales se detectó que “la historia clínica no estaba en el lugar adecuado”, sino que se encontraba en manos del administrador del centro médico, cuando los protocolos indican que debe ser manejada por el personal médico.

La autoridad de salud también cree que no hubo un criterio médico acertado y que incluso faltó sentido común por parte del personal médico al colocar a un bebé prematuro cerca de una estufa. “Una enfermera o médico debe saber qué hacer en estos casos. Si un bebé necesita calor, no precisamente se lo debe poner cerca de una estufa, peor si es un recién nacido. Eso es mala praxis, es desconocimiento y, por supuesto, eso lo va a responsabilizar el Sedes mediante una auditoría”, insistió Urenda.



El director del Sedes, Marcelo Ríos, agregó que otra cosa que se está investigando es si la joven madre realizó los controles prenatales, porque si los hizo en un establecimiento de salud (de primer o de segundo nivel) debió ser derivada a la maternidad Percy Boland para ser asistida, por tratarse de un embarazo de alto riesgo (por su condición de adolescente).

Urenda agregó que se ha instruido la suspensión del personal del centro de salud de Warnes que atendió al bebé mientras duren las investigaciones iniciadas por el Ministerio Público.

Detenciones

A las 10:30 de ayer, en pleno centro médico warneño, cuando se encontraban reunidas todas las autoridades de salud de la provincia con la comisión del Sedes, llegaron los policías para escoltar a la jefa de enfermería, Fanny G. C., y a la ginecóloga Carmen T., ya que la pediatra, Karen Z., no pudo ser ubicada ni personalmente ni por teléfono.

Ambas mujeres fueron derivadas a las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), situadas en Satélite Norte, para prestar su declaración informativa. A ellas se sumó el director del nosocomio, Julio V. Dichas instalaciones fueron cerradas para no permitir el ingreso de la prensa.



No obstante, al abandonar el hospital warneño, el jefe policial Gilmar Valencia dijo que la Felcc está investigando la denuncia por homicidio culposo que puede derivar en negligencia médica, mientras que la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) hace lo propio con el delito de estupro, al considerar que la madre es una menor de 15 años, y su pareja tiene 20.

Sobre la querella de estupro, Scarlet Pasabaré recordó que su hermano convive con la muchacha con el consentimiento de sus padres y que están esperando que ella tenga más edad para casarse, por ello el muchacho, que el jueves se presentó a declarar, fue liberado.

En cuanto a los restos del bebé, que ayer a las 13:00 llegó a la comunidad Guajojó donde residen sus padres, fueron enterrados a las 16:00, pero los familiares insistirán en la demanda por negligencia médica y por las peripecias que tuvieron que pasar.

La Fiscalía adelantó de que cinco personas serán llamadas a declarar en calidad de denunciados.

Promesa

El alcalde Cronenbold, en entrevista en EL DEBER Radio, aseguró que mientras se inicia la construcción de un nosocomio de segundo nivel, con un costo de Bs 18 millones, en infraestructura y equipos, también se acondicionará un pabellón maternológico en el actual centro médico.



 




En esta nota