AMAS VIAJAR

Recorren el mundo con un caminito de amor


Los bolivianos Gabriela y Yeyo tienen un negocio digital que les permite viajar por el mundo


El proyecto 2 Bolivianos x el Mundo los tiene de viaje desde enero de 2018. En la foto, en Birmania.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

22/02/2019

Hace más de un año, una pareja de bolivianos está dando la vuelta al mundo con un blog-startup que les permite seguir recorriendo un largo caminito de destinos mientras cumplen sus sueños, con amor. Gabriela y Yeyo cuentan el éxito de una vida de viajes en pareja con su emprendimiento digital, Caminito Amor, un blog donde relatan la calidad de sus experiencias vividas en cada destino.

En ese espacio crean contenidos sobre viajes y negocios online para compartir con su comunidad de ‘caminitos,’ que cada mes supera los 30.000 lectores. Viajaron por Bolivia y Sudamérica, pero la aventura que los llevó a dejar sus trabajos es el proyecto “2 Bolivianos x el Mundo”, que comenzó el 15 de enero de 2018.

La travesía ya los ha llevado por 34 países de Europa, Asia y África mientras que su negocio online es el motor que les ayuda a cumplir su sueño de viajar por el mundo.



“Para viajar sin fecha de regreso existen tres opciones: ganar dinero mientras viajas, gastar lo menos posible o, incluso viajar sin dinero, hay muchas formas de hacerlo y nosotros las mostramos” dijo Gabriela.

La pareja piensa que además del dinero, otro factor que impide estas aventuras es que en Bolivia sólo existen 15 días de vacación y no la posibilidad de un año sabático como en países europeos.

“La era industrial ha dado paso a la era de la información y no hay vuelta atrás. El 80% de los trabajos que conocíamos van a dejar de existir en los próximos 20 años, entonces, ¿por qué no hacer lo que me apasione y me ayude a cumplir mi sueño de viajar?”, pregunta Yeyo.

A sus 28 años viven en un viaje donde los hijos no están en sus planes, ya que consideran que otro de los factores que impiden este tipo de travesía, es el asentamiento social. No le temen a nada, pero evitan países en conflicto y al regresar a Bolivia, planean darle la vuelta al país para conocer aún más sus raíces.
 





 




En esta nota